Primer trimestre

La trombofilia pone en peligro tu embarazo. Conoce de qué se trata

¿Sabes qué es la trombofilia? Este trastorno puede hacer que tu embarazo se pierda.

/ 8 de Mayo de 2017
La trombofilia pone en peligro tu embarazo. Conoce de qué se trata        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Ser madre era el sueño de María, una psicóloga de 37 años. Ella se casó a los 25 y desde el primer momento supo que quería tener hijos y, aunque seis meses después de contraer matrimonio lo intentó, no se dio.

Según un estudio de la Clínica IVI de Buenos Aires, una de cada seis parejas tiene problemas para concebir, y uno de los factores para ello es la trombofilia, que como lo define el doctor Fernando Neuspiller, director de la Clínica argentina, la trombofilia es “la propensión a desarrollar trombosis debido a determinados trastornos de coagulación”.

Aunque María no fue madre a sus 25, ni a los 26, sí estuvo embarazada varias veces, precisamente seis… “El test dio positivo, estaba embarazada. Todos lo vivimos con una felicidad inmensa”, cuenta María, pero las sonrisas se fueron rápido. “Después de la primera ecografía de la semana 7 u 8 comencé a sangrar.

Puede suceder: El cuerpo sabe muchas veces por qué produce un aborto espontáneo

“Contacté con mi ginecólogo y fuimos a hacer una ecografía; cuando miré la pantalla, no vi los latidos. Exploraron un rato más y nos dijo que el embarazo se había detenido”, relata y agrega: “la palabra detenido aún me eriza la piel. En ese momento se me cayó el mundo”.

Según el informe de la Clínica, entre el 10 y el 15 por ciento de las mujeres que quedan embarazadas sufren un aborto que se considera esporádico. Cuando se tienen dos abortos se denomina recurrente y es menos frecuente aún, ya que representa entre el 3 y el 5 por ciento y después de la décima semana de embarazo, la muerte fetal afecta entre el 0,1 y el 3 por ciento de las mujeres.

Neuspiller explica que “popularmente cuando se relaciona la trombofilia con el embarazo, automáticamente los pacientes piensan en la palabra aborto”. María conoce este concepto. Lo vivió más de una vez: “cuando consulté a mi ginecólogo, me explicó que las pérdidas de embarazo eran muy comunes y, sobre todo, en el primer trimestre. Yo pensaba: ¿Y por qué justo a mí?”.

El por qué

Además, la situación fue más dramática, ya que el embrión todavía estaba adentro de su útero y si su cuerpo no lo expulsaba se debía hacer un raspado. “El médico vio varios hematomas en el úteroque le llamaban la atención. Comenzó a indagar sobre antecedentes de pérdidas de embarazo en mi familia y descubrimos que mi madre, mi tía y mi abuela habían tenido más de dos abortos, incluso habían tenido pérdida de bebes a término”, relata.

Así, María fue remitida con una hematóloga y le diagnosticaron trombofilia de ambos tipos: genética y adquirida. Pasó por el raspado, y dos meses después quedó embarazada de nuevo y, también la alegría, pero esta vez, con diagnóstico, debía se inyectada con un medicamento todos los días.

Los intentos se prolongaron y se perdieron más embarazos, pero con tratamiento, seguimiento estricto y voluntad propia y médica, María logró su más grande deseo: ser madre.

Ten en cuenta: Ecografías, pruebas sanguíneas y de diagnóstico genético detectan alteraciones del feto

¿Qué es la trombofilia?

La trombofilia es una tendencia, hereditaria o adquirida, a hacer coágulos en las venas, afirma la hematóloga Susana Meschengieser, especialista en trombosis y hemostasia del Centro de Hematología Pavlovsky.

Además es más frecuente en mujeres jóvenes. Según la especialista,el consumo de anticonceptivos aumenta las posibilidades de las mujeres a sufrir este trastorno, que no presenta ningún síntoma.

¿Se puede prevenir?

Claramente no, pues su detección se realiza únicamente,si el paciente tiene precedentes familiares con el mismo trastorno: “Si no hay antecedentes de síntomas en las familias, el estudio no está aconsejado, salvo que tenga una complicación tardía en el tercer trimestre del embarazo", asegura la hematóloga Meschengieser, y agrega que la sola toma de anticonceptivos no justifica realizar el análisis.

Por su parte, Sandra Bertolozzi, especialista en reproducción, afirma que, para que una persona sea diagnosticada con trombofilia, debe tener una historia clínica que la avale y un análisis de sangre que lo confirme: “muchas veces puede dar positivo transitoriamente, lo que se conoce comúnmente como falso positivo”. En caso de realizarse, el análisis debe repetirse a las 12 semanas.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp