Desarrollo

El embarazo no es una enfermedad que impida trabajar

Las mujeres de hoy prefieren llevar una gestación acompañada del trabajo

/ 20 de Septiembre de 2006
El embarazo no es una enfermedad que impida trabajar        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Para muchas personas, el trabajo tiene un desgaste físico muy grande. Para las mujeres embarazadas no es la excepción, y más en este estado, que merece mayor atención. Sin embargo, no es un motivo para no trabajar.

Aunque esta actividad no contraindique el embarazo, sí es importante tener cuidado con algunos que ameritan más esfuerzos y que las mujeres en este estado no pueden cumplir.

“La paciente embarazada puede trabajar y lo puede hacer hasta el momento de su parto, a menos que haya alguna indicación médica que se lo prohíba, dice Juan Carlos Ramírez, ginecólogo de Profamilia.

Las mamás que no puedan ir a trabajar, lo hacen porque su médico les dio razones justificadas: contracciones antes de tiempo, amenaza de aborto, elevación de presión arterial y síntomas de preeclampsia. Estos son motivos para estar en reposo por una incapacidad medicada.

Las complicaciones en el trabajo

Si el trabajo le genera a la embarazada estrés o cansancio exagerado y por esto sufre elevaciones de presión, es mejor reubicarse laboralmente o retirarse del trabajo. La mujer en este estado no puede pensar que por estar así puede pedir las incapacidades que quiera porque seguramente a la empresa no le gustará.

Los trabajos que no son convenientes

Existen trabajos de alto riesgo que una mujer en embarazo no puede cumplir por su salud y la de su bebé. Por ejemplo, si es entrenadora de caballos, mecánica o tiene el trabajo que en general amerita demasiados esfuerzos físicos, como el de cargar objetos pesados, sería mejor pedir licencia o retirarse.

Los trabajos de oficina: el computador no es perjudicial para el bebé. La idea es que la mujer siga sus labores, pero también debe buscar momentos de reposo y programar los horarios de estudio y trabajo. De esta manera realiza sus actividades, se cuida y goza de su estado.

Las mujeres que tengan otros hijos también deberán organizar y programar su tiempo en casa. La idea es que otra persona ayude con las actividades domésticas y con el cuidado de los otros niños.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp