Desarrollo

Mitos y realidades de estimular al bebé : ¿Es verdad todo lo que se dice?

Desde el vientre, surgen ciertos mitos que pueden no ayudar mucho a tu bebé.

/ 13 de Noviembre de 2015
Mitos y realidades de estimular al bebé : ¿Es verdad todo lo que se dice?        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuando el niño se encuentra dentro de la madre, es importante hablarle, jugarle y compartir varios espacios con él. Pero en el afán de conseguir que responda ante ciertas actividades y pretender que estas lo van a hacer más inteligente o más fuerte, incluso desde el vientre, surgen ciertos mitos que pueden no ayudar mucho a los bebés, y sí generarles ocupaciones sin sentido a los padres:

Escuchar cierto tipo de música

Mito. La música clásica y con autores específicos permite aumentar la alerta sensorial y mejorar la atención desde edad temprana y acelerar su aprendizaje. Para esto se utiliza un estilo de música clásica para diferentes momentos del día y en escenarios distintos de las madres.

Autores específicos presentan investigaciones acerca de la atención y cómo los niveles de alerta se aumentan y mantienen, lo que está directamente relacionado con aprendizaje. Además de la intensidad y un volumen específico, entre otros.

Realidad. La actividad es coherente, siempre y cuando sea de goce pleno para la mamá; escuchar música relajante, placentera, secuencial y sin letra le permite mayor inspiración.

Pero es muy importante que sienta gusto por ese estilo de música, satisfacción por el momento y la conciencia de lo que está haciendo. De lo contrario, señala Alejo, lo que generará es un efecto totalmente contrario para el bebé. Lo cual sería contradictorio para su desarrollo y bienestar.

Ahora, la música de Mozart es un tema revaluado porque lo que hace que una persona esté en contacto con la música y sea más inteligente es el estudio y el entendimiento musical, no oír música como tal. 

Entonces, la recomendación es ponerle al bebé música de toda clase, a un volumen agradable y evitar la percusión porque genera ondas sonoras grandes que hacen vibrar el líquido amniótico e incomodan mucho al bebé, aconseja Ángela Villalobos, del programa prenatal de Misi Baby Spa. Se le pueden poner los audífonos en el abdomen o usar el ambiental, en el carro o la casa, a un volumen agradable.

El vestuario

Mito. La ropa de la mamá debe ser clara para que así el bebé tenga la mayor posibilidad de estar cerca al mundo externo; la ropa clara y la exposición pertinente de la barriga al sol permite que la luz natural sea estímulo visual para el bebé, además de otros aportes nutricionales.

Realidad. Todo lo que realiza la madre durante los nueves meses de gestación, que sean de placer y especial significado para el bebé, será de total inversión para él. Pero lo cierto es que está a seis cm de distancia de la piel, entonces no es muy fácil que exista una estimulación visual.

Proyección de luces y papeles de colores

Mito. La luz artificial, como la linterna, cerca de la barriga de la mamá es uno de los hábitos más frecuentes. Se considera como un estímulo muy fuerte. Algunos padres también optan por usar luz, con papel celofán de colores, en el abdomen de la mamá.

Realidad. El niño, en ocasiones, lo que hace no es seguimiento ocular, sino reactividad al estímulo mismo. Ahora, todas las cosas que se hagan, en cuanto a estimulación intrauterina, pretenden poner al bebé en contacto con sensaciones que va encontrar al nacer, dice Villalobos. Entonces, se pone la luz y, como el útero es absolutamente oscuro, percibiría un tenue cambio de luz, pero no claridad.

En cuanto a los colores, algunos autores afirman que el niño solo ve en blanco y negro y no tiene nitidez, y como está muy lejos de la piel, la luz que percibe es mínima.

A medida que va avanzando el embarazo, el útero va engrosando sus paredes, entonces cada vez está más lejos del estímulo.

Alimentación

Mito. Una alimentación especial produce ciertos estímulos en el vientre materno. Además, hay influencia de las horas de alimentación y los tipos de comida.

Realidad. Es cierto que los alimentos producen estímulos de placer, salud y bienestar, pero existe una clara diferencia para cada mamá, debido a la amplia nutrición que se tiene y por su proceso, que debe ser guiado por su nutricionista para evitar complicaciones, ya sea por sobrepeso, altos grados de azúcar, etc.

Lo que sí es importante es saber que tener el placer de comer, disfrutar y respetar el momento es un real alimento para el niño, indica Alejo.

En este sentido, las horas, los tipos de alimentación y los alimentos que deben consumir las madres son rutinas que se presentan, según cada caso. El consumo de unos alimentos específicos no es un tema que se pueda generalizar.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp