Desarrollo

Semana 11 a 28: mamá e hijo, unidos en una explosión de sensaciones

Estos meses son claves en el desarrollo de tu bebé, pues sus órganos y funciones se perfeccionan para que alcance el máximo de maduración.

/ 19 de Mayo de 2017
Semana 11 a 28: mamá e hijo, unidos en una explosión de sensaciones        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

En esta etapa del embarazo, en lo que a tu bebé respecta, la mayoría de sus órganos principales están formados y trabajando, restan acciones de perfeccionamiento en las funciones, y ciertos ajustes orgánicos para que tu pequeño responda bien al cambio de ambiente tras el nacimiento.

Por tú parte, estas más expectante y emocionada, pues ya sientes con mayor frecuencia a tu hijo y la conexión desde el vientre se torna más fuerte y emotiva. Empezarás a pensar en tu futuro y el de tu niño, en el momento del parto y lo felices que serán cuando puedas tenerlo en tus brazos.

Un mundo de percepciones

Está iniciando tú quinto mes y las sensaciones y emociones están a flor de piel. Según estudios científicos, en esta edad gestacional, hacia el quinto mes, el bebé ya reconoce la voz de mamá y papá, entre otros sonidos.

Observa sus manos, se toca la cara y hace movimientos como agarrar y soltar, pues su sentido del tacto está en desarrollo. Por esto es clave que le hables, le cantes, lo estimules con música y diferentes sonidos agradables.

Como está en pleno movimiento, se estirará y presionará las paredes del útero y también te dará pataditas, lo cual físicamente puede no ser muy agradable, pero emocionalmente, es algo indescriptible; un amor que no es comparable a nada que antes hayas sentido.

Al pasar la semana 20, dormirá mucho casi 20 horas del día,por lo que es posible que cuando tú duermas él no. Su piel será menos transparente y, además, el meconio, el primer excremento del bebé, se empieza a acumular en su intestino.

Así mismo, la glándula tiroides, que funciona con yodo, se pone en marcha y, a la vez, permite que otra glándula: la hipófisis, segregue más hormona del crecimiento. Ahora debe estar midiendo unos 22,5 cm, y tener un peso de 380 g.

Sensaciones de mamá

Comenzarás a sentir por primera vez a tu bebé, lo que es muy emocionante, y aunque el peso de la barriguita y las molestias propias de este momento logren incomodarte un poco, sentirás que todo vale la pena, por el solo hecho de que estás conectada con la vida que crece en tu interior. Tus ganas de ir al baño aumentarán de nuevo, pues tu hijo está creciendo y presiona con su peso la vejiga. Además, estar en una misma posición te puede causar molestias.

En este punto, tú médico te hará una nueva ecografía y la conexión y el asombro serán máximos, ya que lo verás con su cuerpo casi completo y moviéndose. Además, te confirmarán su sexo.

Tus movimientos serán más lentos y cuidadosos, y el dolor lumbar puede ir en aumento. Igualmente, el pulso subirá y tu piel puede sufrir ciertos cambios en la pigmentación, por lo que es recomendable que uses un protector solar o hidratantes con filtro. Tus pechos han crecido y están mucho más sensibles.

Debes saber: Semana 5 a 10: comienza el milagro de la vida

¿Niños o niñas?

En la semana 21, las glándulas sexuales maduran los genitales externos, pues ya hace algunas semanas se había iniciado la formación del aparato genital en su parte interna. Entonces, surge la vagina en las niñas y un diminuto pene en los niños, con un esperma primario. También tiene glándulas sudoríficas y el páncreas entra en funcionamiento, por lo cual, produce insulina (función que antes hacía la placenta).

El cerebro tiene 14.000 millones de neuronas conectándose y los nervios se van recubriendo de mielina, proceso que seguirá tras el nacimiento. Abre los ojos y tiene pestañas, pero falta que la vista se perfeccione pues la retina se consolida en la semana 24 y aprenderá a ver al nacer.

Tu bebé empieza a generar glóbulos blancos que lo protegerán de las infecciones y su posición desde ahora será fetal, con las extremidades encogidas porque el saco uterino le queda chico. En la semana 24, llenará y vaciará los pulmones con líquido amniótico, como si fuera aire, practicando la respiración. Mide 30 cm y pesa unos 750 g.

Siguen los cambios

Es posible que peses entre 2 y 3 kilos más, y tus piernas se inflamen un poco; si eres propensa a las estrías, verás las primeras porque la piel empieza a estirarse. También puede que tus pechos secreten calostro, un esbozo muy nutritivo de leche que tu bebé tomará en los primeros días al nacer. Tu médico te ordenará un examen de glucosa en sangre para ver tus niveles y descartar una diabetes gestacional.

Es posible que te den ciertos calambres en las piernas, por lo que debes caminar, mínimo media hora, para que te ejercites. Procura no utilizar calzado alto, pero tampoco muy plano, pues aumentarán tu cansancio y el dolor de espalda. Sentirás algunos ‘pinchazos’ en el vientre bajo, pero no te preocupes, son normales y se dan porque los ligamentos que sujetan el útero se tensan.

Mente poderosa en desarrollo

Empieza el tercer trimestre de tu embarazo, ya has llegado al séptimo mes y la cabeza del bebé es proporcional a su cuerpo. Su cerebro tendrá un desarrollo rápido y sorprendente durante estas semanas: células, corteza y tejido cerebral se irán formando, en tanto las neuronas se irán conectando para permitir nuevos avances con los que captará sonidos e imágenes que inundarán su cerebro.

Su piel se está climatizando para enfrentarse al mundo exterior, y el mecanismo de autorregulación corporal va encendiéndose poco a poco; las glándulas sebáceas lo recubren por dentro y por fuera.

Sus pulmones aún están muy inmaduros, pero aun así, realizará movimientos respiratorios más rítmicos y producirá una sustancia oleosa que al nacer evitará que las paredes del pulmón se peguen. En esta última etapa, el bebé doblará su talla y triplicará el peso.

Calcula tus semanas: Embarazo, ¿cómo hacer bien las cuentas?

Atención máxima

El bebé ha crecido y se abrirá espacio, desplazando tú diafragma, el estómago y los intestinos hacia arriba, lo que te generará molestias después de comer; ya que el estreñimiento se acentuará.

Desde la semana 28 notarás cómo se brota tu ombligo porque el vientre crece por encima de él y los músculos rectos abdominales se separan; todo esto te resulta incómodo estéticamente hablando, pero se recuperará unos dos meses después del parto.

Por todo esto tu sueño se interrumpirá, pero debes intentar dormir mínimo 8 horas. Tu cuerpo proporciona anticuerpos al bebé para que nazca inmune a algunas enfermedades. Puede que sientas contracciones ocasionales y casi sin dolor, se llaman Braxton Hiks; si por el contrario son dolorosas y prolongadas, consulta a tu médico.

Listo para nacer

La piel del bebé está tomando color y es más gruesa; empieza a funcionar el mecanismo de autorregulación de la temperatura corporal, que se perfeccionará unos meses después del nacimiento. Una capa de grasa se acumula bajo la epidermis y la vérnix caseosa, que empezó a pegársele. En la semana 19 se empezará a desprender junto con el lanugo, así al nacer solo quedarán rastros de ello.

Hacia la semana 34 se hará la tercera ecografía para ver la placenta y verificar si la bolsa tiene líquido amniótico suficiente, si el bebé tiene las medidas estándar y, sobre todo, si ya se ha puesto en posición para el nacimiento, pues en esta semana muchos bebés se ubican con la cabeza hacia abajo en el útero, la posición común y más fácil para nacer.

El cerebro gana consistencia y peso, más que volumen, y gesticula de manera sorprendente: sonríe, bosteza, hace cara de tristeza y se mueve mucho más, cada 20 minutos aproximadamente. La luz que se filtra del exterior ya hace que sus pupilas se dilaten. Llegando a la semana 35, tu bebé medirá unos 45 cm de largo y puede estar pesando 2 kilos.

Mamá feliz pero inquieta

Estas últimas semanas serán algo estresantes, pues el hecho de que se acerque el parto, te tendrá con muchas dudas y a la expectativa del momento, pero debes controlarlas para ayudar a que tu bebé llegue en medio de un ambiente de tranquilidad y felicidad. Es bueno que tomes agua, que te ayudará para el estreñimiento y a prevenir que no aparezcan las hemorroides.

Tú médico te pedirá los últimos exámenes, entre ellos un cultivo vaginal para prevenir problemas al momento del parto. Será muy bueno que realices masajes en la zona perineal para ayudar a tu bebé a salir cuando llegue el momento. Procura dormir lo más posible, descansar y caminar, pues esto te ayudará para cuando llegue la hora del parto.

Conoce nuestro calendario de embarazo aquí

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp