Nutrición

Errores frecuentes que cometen las mujeres embarazadas con su nutrición

/ 17 de Febrero de 2009
Errores frecuentes que cometen las mujeres embarazadas con su nutrición        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Si hay previo conocimiento de cómo deben llevar una dieta adecuada y cuáles son las principales recomendaciones de los especialistas, este proceso será más llevadero.


Cuando las mujeres se enteran de que se encuentran en estado de embarazo, deben cambiar sus hábitos. Entre ellos, el de la alimentación.

Sin embargo, algunas embarazadas no conocen las sugerencias o las pasan por alto y cometen algunos errores que pueden afectar la gestación. La nutricionista Carolina Camacho y el ginecoobstetra Ángel D. Miranda señalan algunos de ellos:


Fallas comunes
1. La gestante, debido a una gran preocupación por no subir de peso, se alimenta con una serie de dietas que contienen muchas proteínas y pocos carbohidratos. O, en el caso contrario, comen ‘el doble’, pues sienten la necesidad de satisfacer tanto su organismo como el del bebé. Ambos extremos son inadecuados.
2. La mujer embarazada no tiene una alimentación balanceada. “Muchas mujeres en la edad fértil tienen un bajo consumo de lácteos, verduras y frutas; por lo tanto, es importante generar estos cambios en un momento tan importante como lo es el embarazo y ojalá mantenerlos”, dice Miranda.
3. Es vital acudir al médico o al nutricionista cuando exista alguna duda. Algunas mujeres suelen ‘autoformularse’ la comida o ingieren productos naturales para contrarrestar problemas de salud. Sin embargo, estos pueden generar molestias en la madre y posiblemente en el bebé.
4. Por el temor a engordarse, las gestantes acuden al gimnasio, sin tener en cuenta que en el pasado fueron sedentarias. El cuerpo no está acostumbrado a esta actividad y podrían tener abortos espontáneos, placentas previas y taquicardia, entre otros. Se debe consultar con el médico.
5. No existe ningún problema cuando las madres comparten experencias vividas durante la gestación. Sin embargo, esto no indica que haya que guiarse por la dieta de otra mujer embarazada y recurrir a los mismos hábitos alimentarios. Cada organismo tiene unos requerimientos diferentes.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

 

Compartir artículo: Whatsapp