Nutrición

Si la gestante es obesa, el bebé padecería el mismo mal en su niñez, según estudio

La investigación también da consejos para contrarrestar la situación.

/ 9 de Octubre de 2012
Si la gestante es obesa, el bebé padecería el mismo mal en su niñez, según estudio        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Según un estudio de médicas colombianas, el sobrepeso o la obesidad de la mujer embarazada puede predisponer al bebé a padecer el mismo mal. En la investigación 'Factores de riesgo perinatales para sobrepeso y obesidad en escolares en una población bogotana' se evaluó a 528 madres y a sus hijos entre los 5 y los 10 años de edad.
Dentro de la base teórica se encontró “la programación fetal. Esta habla de por qué el ambiente al que se expone un feto va a influir en él de una manera importante más adelante”, explicó María Angélica Escobar Juzga, especialista en laparoscopia.
En este sentido, se determinó que “las mamás que tenían sobrepeso, antes de empezar el embarazo, tenían casi dos veces más riesgo de que sus niños fueran a ser obesos entre los 5 y 10 años de edad. Es decir, el cuidado inadecuado de sí misma sí repercute en la infancia de los niños”, añadió la ginecóloga.
Con respecto al peso al nacer, cuanto más gordo nazca el niño, más riesgo tendrá de desarrollar obesidad, pues más calorías va a necesitar y a almacenar. “La mala alimentación va a producir alteraciones hormonales que, cuanto más temprano empiecen, van a ser más permanentes”, dijo.
Según la ginecóloga, “aunque los cambios en los órganos son más profundos y permanentes, mientras más temprano se inicien, no todos se terminan de formar en el embarazo. Por eso, un niño que está en crecimiento todavía está desarrollando sus órganos y puede ser susceptible de presentar esos cambios, así nazca normal”.
Es decir, el bebé también es vulnerable después del nacimiento. Por eso, el estudio también se enfocó en los hábitos que adquieren los niños.
En este sentido, se halló que entre 528 niños, 207 tenían obesidad o sobrepeso. También se encontró que están frente a las pantallas más de dos horas al día.
“Cuando el niño ve televisión, en una hora se muestran nueve comerciales de comidas rápidas”, afirmó la epidemióloga Sandra Bautista. Y es una actividad sedentaria.
Finalmente, se determinó que la mayoría duerme menos de ocho horas, que es lo indicado para su edad. Cuando el pequeño duerme menos, “aumenta el riesgo de obesidad. Se ha encontrado que el metabolismo se altera y hay un aumento de las hormonas contrarreguladoras, que hacen que se afecte la adiposidad y aumente el tejido de grasa”, explica Bautista.
Para la ginecóloga María Angélica Escobar, aunque la madre haya sufrido de obesidad y sobrepeso, la predisposición para que el bebé sufra de lo mismo se puede contrarrestar.
Por ejemplo, “existen estudios con ratas que demostraron que, a pesar de que una rata obesa tenga el ratón, cuanto más temprano se inicie la corrección con una dieta apropiada, los cambios son reversibles. Sin embargo, es importante anotar que, así el niño no esté obeso, hay otros factores que influyen en la presencia de este mal, como el sedentarismo”, explicó.

Para contrarrestar la futura obesidad
- Asistir  a una cita preconcepcional.
- Lactancia exclusiva durante seis meses.
- Introducir nuevos alimentos a los 6 meses de edad. Más adelante, compartir una dieta saludable y fomentar la actividad física.
- Controlar el tiempo que los niños ven televisión.
- Dormir ocho horas diarias.

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Nutrición

Malnutrición en el embarazo pone en riesgo la salud de la madre y el...

Malnutrición en el embarazo pone en riesgo la salud de la madre y el...