Salud

Dieta mediterránea en el embarazo protege a los niños de asma y alergias

/ 28 de Noviembre de 2011
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Un estudio halló que los antioxidantes que se encuentran en los alimentos típicos de esa dieta, como el aceite de oliva, el pescado, la fruta y las legumbres, tienen un efecto beneficioso para el feto.

Así lo indica esta investigación publicada en la versión digital de la revista británica Thorax. Fue elaborada por científicos españoles, mexicanos y griegos, quienes seleccionaron en 1997 a 468 mujeres registradas en clínicas en la isla española de Menorca, y les hicieron un seguimiento desde el embarazo hasta que sus hijos cumplieron 6,5 años.

Cada una de ellas, así como sus hijos, fue puntuada del 0 al 7, según la cantidad de alimentos incluidos en la dieta mediterránea que consumían. Con puntuaciones del 4 al 7, se consideró que seguían bastante estrictamente la dieta.

Las madres tuvieron que informar además sobre los problemas respiratorios de sus hijos, mientras que se sometió a éstos a pruebas de alergia.

Las mujeres que siguieron una estricta dieta mediterránea (un 66 por ciento) tuvieron, en comparación con el resto de las embarazadas del grupo, hijos más sanos y con menos síntomas asmáticos y de atopía.

Los científicos llegaron a la conclusión de que, durante el embarazo, comer vegetales más de ocho veces a la semana, comer pescado más de cuatro veces a la semana y comer legumbres más de tres veces a la semana contribuye a proteger la salud de los hijos.

Sin embargo, comer carne roja más de tres o cuatro veces a la semana podría aumentar el riesgo de las mencionadas enfermedades.

Los investigadores aseguran que los beneficios de consumir una dieta mediterránea durante el embarazo revierten en el feto, aunque advirtieron de que los resultados de su estudio "no son estadísticamente significativos".

El estudio refleja la alta exposición del feto a varios componentes antioxidantes ingeridos por la madre durante el embarazo, como los cereales, la fruta, los vegetales y las legumbres.

Los autores del estudio recuerdan que se ha comprobado que los cereales, ricos en componentes antioxidantes, "tienen un efecto preventivo contra el asma infantil", al igual que las frutas y las verduras.

Los ácidos grasos del pescado tienen a su vez un efecto antiinflamatorio, y se han vinculado a una reducción del riesgo de alergias en los niños.

El subdirector del centro de Investigación del Asma en el Reino Unido, Leanne Male, dijo que las conclusiones del estudio son de "especial interés" para las madres de este país, uno de los estados con mayor índice de asma infantil en el mundo (uno de cada 10 niños padece la enfermedad).

Efe

 

 

Compartir artículo: Whatsapp