Salud

Maltrato en el embarazo rompe vínculos afectivos y podría perjudicar al bebé

Aún no se registran cifras, pero existen casos puntuales de esta violencia.

/ 28 de Febrero de 2012
Maltrato en el embarazo rompe vínculos afectivos y podría perjudicar al bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Todo empezó antes del matrimonio y del embarazo. Andrés tenía fuertes discusiones con Sonia, sobre todo cuando salían a bailar y bebían. Su relación era cómplice muchas veces de empujones, gritos y el uso de palabras fuertes.
Después de un tiempo, ella quedó en embarazo y pensó que la situación iba a cambiar, pero es claro que aunque las mujeres estén en ese estado, los hombres violentos continúan actuando de la misma manera.
Al principio del embarazo tuvieron algunos problemas, pero ningún tipo de maltrato. Sin embargo, cuando Sonia tenía casi seis meses, una pelea llegó más allá de groserías y empujones: Andrés alcanzó a tirarle un plato casi en la cabeza y, en medio de su ira, agarró su cuello por un largo tiempo. Ella salió ilesa, todavía no ha nacido su bebé y todavía viven juntos.
Esta es una situación por la que atraviesan muchas mujeres en silencio y de la que aún no se registran cifras en nuestro país.
Según la psicóloga Flor María Díaz, coordinadora del Programa Integral contra Violencias de Género de las Naciones Unidas, aunque pareciera que la incidencia del maltrato en las embarazadas es baja, se debe tener conciencia de que es una situación delicada a nivel físico y emocional y debería ser registrada por las instituciones.
Doble efecto
Los tipos de maltrato más comunes durante el embarazo son el psicológico, el físico y la violencia sexual.
“Cuando hay violencia en una relación, el embarazo no protege a la mujer del fenómeno que viene experimentando. Es decir, si una mujer ha sido víctima antes de la gestación, es probable que lo siga experimentando después. Se cree que un bebé va a cambiar la forma de ser de un hombre violento, y no es así”, afirma Flor María.
A nivel emocional, esta situación deja graves secuelas. Cabe anotar que no significa que el dolor que sintió la madre, también lo va a experimentar el niño. Pero la experta afirma que “es posible que la mujer desarrolle un vínculo problemático con el bebé que nace, en el sentido en que pueda despertar en el niño ya nacido sentimientos agresivos, por lo que este representa con relación al papá”.
El bebé también podrá sentir emociones de tristeza y depresión por su mamá, y culpabilidad de las faltas de su padre.
Para el ginecobstetra Jimmy Castañeda, expresidente de la Federación Colombiana de Obstetricia y Ginecología, cualquier maltrato físico es potencialmente peligroso: “Si se golpea a una mujer embarazada, se golpea a dos personas”.
Existen traumas indirectos sobre el niño. Por ejemplo, “un trauma psicológico severo puede desencadenar contracciones uterinas y generar un parto prematuro”, dice el médico. O el maltrato constante podría repercutir en un crecimiento inadecuado del bebé en el útero.
En casos extremos, el maltrato físico, si compromete el útero o al niño, puede producir hasta su muerte.
Si la mujer ha sido violentada en esta etapa, debe buscar ayuda psicológica y, si decide continuar con su pareja, es necesario que el hombre se someta a un tratamiento de rehabilitación para agresores.
Además, ante la situación violenta, se recomienda siempre tener una valoración por parte del médico especialista.

Tipos de maltrato
Flor María Díaz, de Naciones Unidas, los explica:
Psicológico: es el más común. Son humillaciones hacia la mujer y agresiones que afectan su autoestima, una situación que puede agravar la sensación de ansiedad, tristeza, depresión y angustia. Es peor cuando el niño no es deseado.
Físico: son casos que incluyen golpes en la cara, en el cuerpo, los empujones y las patadas. Incluso, agresiones con objetos como armas o elementos cortopunzantes.
Violencia sexual: aunque se presenta en la gran minoría, hay casos registrados de mujeres abusadas sexualmente durante el embarazo. Cabe anotar que el tabú sobre la peligrosidad de tener relaciones en esta etapa hace que los casos disminuyan.

Mecanismos de defensa legales para las mujeres
La Ley 1257 del 2008 obliga al Estado y a la sociedad a prevenir y erradicar la violencia contra la mujer. Allí se indican los procedimientos judiciales para la imposición de las medidas de protección a favor de las mujeres víctimas. En materia de salud, la prestación de los servicios de habitación, alimentación y transporte, cuando la mujer corre peligro en su casa. Y a nivel educativo, establece proyectos para sensibilizar a la comunidad frente a las violencias contra la mujer que se presentan en el contexto escolar.

 

 

Compartir artículo: Whatsapp