Tercer trimestre

Cuidado con el dolor lumbar al final del embarazo

Un dolor de espalda no tratado puede influir al momento del parto. Tercera entrega de rutinas.

/ 30 de Junio de 2016
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Aunque el dolor de espalda se presenta con más frecuencia entre el quinto y el séptimo mes del embarazo y es una de las molestias más comunes en esa etapa, tanto que puede afectar casi al 80 por ciento de las mujeres gestantes, esta molestia merece atención, pues “no debe considerarse como un asunto trivial, ya que si no se recibe el tratamiento adecuado, puede impactar de manera negativa el día a día de la mujer, y provocar incluso, un parto más difícil”, comenta María Constanza Bedoya, ortopedista y cirujana de columna de la Clínica Santa Fe, miembro de la Sociedad Norteamericana de Columna, Nass, (por sus siglas en inglés). (Ve el video de la primera entrega de ejercicios: Ejercicios para mantener controlado ese dolor de espalda

Tal molestia puede llevar a la futura madre a sentir en la región dorsal de la espalda, es decir por debajo de los omoplatos y por encima de la cintura; en la región lumbar, en la misma cintura y en la zona de los glúteos, un dolor progresivo que se puede expandir hacia la parte de atrás de los muslos.

De acuerdo con los especialistas, la gran mayoría de las mujeres embarazadas no requiere medicamentos u otros analgésicos para aliviar el dolor, además nunca se deben medicar ni consumir fármacos que no sean formulados por el médico.

Entonces, lo indicado es que, incluso antes de quedar en embarazo, empieces a fortalecer y a preparar los músculos de tu espalda para esa nueva etapa en tu vida y en tu cuerpo. Esto se logra manteniendo una postura correcta al caminar, y realizando rutinas de estiramiento en la zona lumbar, de abdomen y piernas de manera cotidiana. (Este es el video de la segunda entrega de ejercicios: Ejercicios para minimizar ese dolor lumbar

Pero si ya estás esperando tu hijo, acá te presentamos esta serie de ejercicios que puedes realizar paulatinamente, eso sí, con el acompañamiento y consulta previa de tu médico tratante.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp