Mil preguntas de mamá

¿Planeas un bebé? Conoce los gastos que implica

El embarazo trae consigo retos financieros para la pareja.

/ 24 de Febrero de 2017
¿Planeas un bebé? Conoce los gastos que implica        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuando una pareja toma la decisión de traer un hijo al mundo, debe tener en cuenta que cambiará su vida para siempre, no solo en lo afectivo, por todo el amor que podrá brindarle a su pequeño, sino también en lo económico. Por eso, la mejor forma de asumirlo sin complicaciones es a través de una buena planeación financiera.

Al respecto, Clara Inés Guzmán, Líder del Programa de Bienestar Financiero de OldMutual y experta en finanzas personales, afirma que “en muchas ocasiones menos es más y en medio de la alegría de un nuevo miembro en la familia lo aconsejable es medir los gastos y concentrarlos en lo que realmente es importante”.

“Desde la preparación de la madre,  además de contar con los controles médicos y diferentes exámenes, debe tener en cuenta que va a necesitar cambiar su vestuario ya que, a medida que el bebé crece en el vientre, también cambia su cuerpo”, agrega Guzmán.

Además, debe mejorar sus hábitos alimenticios y seguro tendrá que invertir en alimentos más saludables o más comidas en el día, esto sin contar que pueden surgir los antojos a los cuales hay que acudir, pues merece ser consentida y cuidada de manera especial.

La salud, un gasto imprescindible

Durante la gestación se realizan una serie de pruebas médicas cuyo objetivo es comprobar la salud de la madre y el feto, y prevenir o corregir cualquier problema que se presente. Estas pruebas o exámenes varían de precio dependiendo de los planes de medicina que tengan los padres y el lugar donde se lleven a cabo.

En Colombia, si la mamá cuenta con un servicio de medicina prepagada, los gastos pueden ir desde $160.000 pesos colombianos mensuales por cada miembro de la familia y se debe tener en cuenta los cupones que se deben pagar en cada consulta o servicio, los cuales van desde $18.000 hasta $40.000.

Por otro lado, “si un miembro de la pareja es afiliado a una empresa prestadora de salud, el seguro cubrirá los gastos de la madre y, eventualmente, del recién nacido. Sin embargo, también debe pagar un valor por cada consulta, que depende del nivel de ingresos del afiliado”, complementa la líder del programa bienestar financiero.

Además, las EPS ofrecen planes complementarios donde, por un valor adicional al pagado mensualmente, se le otorga derecho a algunos privilegios como elección de entidades de atención y algunos médicos.

En caso de que la pareja no cuente con una póliza de seguro o quiera asistir a un médico particular, la consulta puede oscilar entre los $80.000 y $300.000.  A esto se le debe sumar el valor de las ecografías, exámenes médicos (glicemia, cuadro hemático, tamizaje, entre otros) y el parto, que puede costar aproximadamente $2.000.000 y se puede incrementar si se hace por cesárea.

Te puede interesar: cómo manejar las cuentas con la llegada del bebé

¿Endeudarse o no?

Cuando se realiza un presupuesto, la pareja debe saber qué posibilidades tiene de cubrirlo. Es decir, “si se puede cubrir con el ingreso actual, o con la esperanza de un nuevo ingreso posterior, o puede pensarse en un crédito. Sin embargo, si se piensa en un endeudamiento, debe tener en cuenta que este deberá pagarse posteriormente”, afirma el Consultorio de Finanzas Familiares (CFF) de la Universidad Javeriana, compuesto por expertos de la Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas.

En caso de considerar una deuda, la familia deberá pensar en su flujo de caja esperado y contrarrestarlo con la cuota del crédito. No se recomienda un endeudamiento si el flujo se verá reducido, por ejemplo si la madre dejará de trabajar para cuidar al niño u otra situación similar.

¿Cómo organizar mis finanzas?

“Un primer elemento puede ser hablar con otros padres de familia primerizos de tal forma que puedan compartir su experiencia, no solo en la parte emocional sino también en la parte económica teniendo en cuenta como elemento fundamental el tratamiento de los gastos imprevistos y cómo recortarlos”, aconseja el CFF.

Asimismo, una buena forma de prepararse para ser padres es realizar una lista de los nuevos gastos. “Para poder realizar esta lista los padres deberán informarse de las posibilidades que tienen para satisfacer las diferentes necesidades, como por ejemplo tener claro la amplia oferta de productos de maternidad y para bebés que existen en el mercado y sus diferentes precios”, dice Guzmán.

Hoy en día existen otras soluciones como la compra de algunos elementos de segunda.  Muchas familias dejan en muy buen estado cunas, coches, silla para el carro y otros, lo cual puede ser una buena solución.

Finalmente, es de gran importancia el apoyo del grupo de amigos y la familia, cuyas herencias pueden ser útiles. De igual forma, la fiesta de bienvenida, más conocida como Baby shower, es una muy buena alternativa para disminuir gastos.

Cuando mi bebé nace…

La cuna, el coche, el cargador, la pañalera, el caminador, la silla para el carro y la bañera, son algunas de las principales inversiones que debe hacer un padre para cuando su hijo llegue al mundo.  

“En cuanto a los accesorios es mejor buscar aquellos de doble o múltiple funcionalidad. En el mercado hay coches básicos, cuatro en uno, que son cargador, cuna, coche paseador y silla del carro”, puntualiza la experta en finanzas personales.

Además, en los tres primeros meses de vida, un recién nacido necesita hasta ocho pañales diarios, uno después de cada toma. La cantidad se reduce a medida que el bebé crece. Sin embargo, el precio de los pañales de tallas más grandes es mayor. Aproximadamente, durante su primer año, un niño gasta unos 2.180 pañales. Si compras paquetes de 60 unidades o más obtendrás mejores precios.

Por otro lado, aparte de ser el alimento más adecuado para los bebés, la lactancia materna elimina el gasto en fórmula, al menos hasta los seis meses de vida del pequeño. Pero tarde o temprano habrá que enfrentarse a la compra de leche. Estas normalmente son sugeridas por el pediatra teniendo en cuenta las características de cada niño y en el mercado encontrarás el tarro desde $60.000 hasta $150.000.

En adelante, la pareja tendrá nuevos retos financieros, como la niñera en caso de que ambos padres trabajen, la ropa que deberán comprar continuamente por el crecimiento del niño y, por supuesto, su educación.

Por ello, es necesario que los padres, desde antes de intentar tener un hijo, piensen en si su situación económica lo permite y cómo deben organizarse para que no les falte nada ni a ellos ni a su bebé.

Te sugerimos: Cómo organizarse económicamente y ahorrar con la llegada del bebé

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp