Papás

Padres ‘millenials’: la tecnología, su aliada

Si eres de los que comprende y valora el potencial de las herramientas digitales y las usas a tu favor, te damos consejos para no desconectarte de tus hijos.

/ 18 de Enero de 2017
Padres ‘millenials’: la tecnología, su aliada        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Si naciste después de 1980, tienes alrededor de 36 años, usas Smarthphone y tablet, tienes redes sociales, navegas por internet y, además, tienes hijos, entonces haces parte del grupo de los ‘padres millenials’.

Se trata de una generación que está revolucionando los patrones de crianza y, que contrario a padres de otras épocas, están haciendo de la tecnología su aliada a la hora de comunicarse con sus hijos, entenderlos y disfrutar tiempo con ellos.

De hecho, son padres para quienes el trabajo no lo es todo y, aunque luzcan ‘hiperconectados’ al mundo digital, han encontrado en las herramientas online la manera de laborar a distancia para pasar más tiempo en casa.

De ahí que sean personas proclives a elegir trabajos que los haga felices, que les permita tener un verdadero equilibrio entre su vida personal y laboral, y que les facilite cumplir sus funciones apoyados en estrategias como el teletrabajo y los horarios flexibles.

Además, se caracterizan por tratar de no repetir los modelos de crianza que tuvieron de sus padres y se apoyan en la tecnología para informarse y empoderarse en su rol.

Así es como los definen los expertos en el tema y las múltiples encuestas hechas en todo el mundo como la realizada este año por la consultora internacional de tendencias Engine Group Cassandra, que desarrolló el informe Modern Parents Report (Informe de la Paternidad Moderna).

El reporte señala que esta es la primera generación en la que tanto padres como hijos comprenden y valoran el potencial de las nuevas tecnologías y las usan a su favor. “Saben que la tecnología acerca a las personas que no están juntas en cualquier momento del día. Por eso, son padres que usualmente chatean con sus hijos desde las oficinas cuando estos están en el colegio, se comunican con ellos a través de video por plataformas como Skype o Facetime, etc. para hablarles cuando llegan a casa y ayudarles a hacer tareas o hacen ‘snapchatting’ con frecuencia”, señala Melanie Shreffler de Engine Group Cassandra.

Otro hallazgo importante que han arrojado estos sondeos se refiere a que los millenials recurren a webs, redes sociales y blogs para encontrar información que los oriente en la crianza de sus pequeños.

“Tienen mayor apertura al aprendizaje. El padre millenial es una persona que ante ciertas dificultades indaga en internet para comprender o resolver sus dudas y por eso, enfrentan las dificultades de la vida cotidiana de una manera distinta”, explica José David Muñoz, psicólogo especialista en desarrollo humano y procesos afectivos.

También son padres que descargan aplicaciones móviles que les facilitan su paternidad y tienden a hacer compras y trámites bancarios por internet para optimizar el tiempo y dedicarse más a sus hijos.

Por eso, una de las ventajas de los padres ‘tecno’ frente a aquellos que no lo son está en que suelen ser más cercanos a sus hijos porque son capaces de entender y compartir su mundo y pueden conectarse con la realidad en la que ellos se desenvuelven. De ahí, que muchos de estos padres, en lugar de restringir su uso o ver en la tecnología a su enemiga, la han convertido en su aliada.

Recomendado ABC del bebé: Madres millennials, mamás multitarea

Por ejemplo, muchos padres logran relaciones muy estrechas con sus hijos a partir del juego con consolas de video lo que les permite acompañarlos y monitorear los contenidos que consumen y el tiempo que le dedican a estos.

Incluso, hay padres que logran estar al tanto de la actividad de sus pequeños en las redes sociales porque han creado sus propios perfiles y siguen a los de sus hijos sin ser demasiado invasivos en su privacidad.

Asimismo, están más informados sobre los peligros del mundo digital y toma en cuenta ajustes de privacidad y seguridad como los bloqueos a páginas con contenidos no aptos para menores de edad, lo que les  ayuda a blindarlos contra algunos peligros en la web.

Otro uso útil que muchos padres han encontrado en la tecnología es la posibilidad de estimular el desarrollo de las capacidades de sus pequeños. “Saben que existen aplicaciones de juegos que pueden instalar en el computador, el celular o la tableta que les ayuda a los niños a facilitar la destreza cognitiva a través de juegos de memoria,  de estrategia, de razonamiento lógico, entre otros.

También están los padres que usan los tutoriales de YouTube y de otras páginas web para apoyar las tareas de sus hijos”, explica Diana Poveda, psicóloga clínica del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt.

 

Equilibrio, la clave

No obstante, los especialistas aclaran que siempre debe haber un buen equilibrio en el uso de estas tecnologías ya que si bien ayudan en ciertas circunstancias, no se pueden convertir en la niñera ni llenar los espacios de diálogo y las necesidades de afecto y acompañamiento presencial que los niños requieren de sus padres.

 

“Es importante tener en cuenta que por más que hablen el mismo lenguaje digital que sus hijos, el uso excesivo de la tecnología puede abocarlos al aislamiento y a la desconexión del mundo real y de las necesidades de los niños. Los padres millenials deben aprender a desconectarse y a darle espacio suficiente y de calidad a una interacción directa y cercana con sus hijos”, señala Tatiana Morales Ángel, psicóloga y especialista en promoción en salud y desarrollo humano de la Universidad Central.

Más información: ¿Los niños nacen con chip digital?

Desconéctate y da ejemplo

“Aunque en las consultas, los padres se quejan del tiempo que sus hijos pasan ‘conectados’ al mundo digital, también hay muchos hijos que reclaman a sus padres lo mismo y dicen sentirse excluidos e incluso, abandonados”, advierte  la psicóloga Diana Poveda, quien ha atendido varios casos de este tipo en su consultorio.

Por eso, lo primero que  recomienda hacer a los padres ‘tecno’ para no afectar la relación con sus hijos ni hacer de las herramientas digitales el único medio de interacción familiar es establecer espacios en el hogar y momentos en los que ningún miembro use los aparatos electrónicos.

Así, por ejemplo, debería ser una regla dejar el celular lejos al momento de comer o al momento de ir a dormir y se debería establecer un instante del día en el que se dialogue con los pequeños sin ningún tipo de distractor.

En este sentido, “debe haber coherencia entre cómo nos comportamos y cómo esperamos que nuestros hijos se comporten. No podemos exigirle al niño que se use las redes sociales, los juegos y el chat por un tiempo limitado cuando nosotros mismos estamos todo el tiempo con el celular en la mano”, señala la psicóloga Tatiana Morales, quien recomienda aprender a reconocer los contextos en los cuales se usa la tecnología y con qué propósito. “Los padres deben respetar los espacios destinados para compartir en familia, no trasladar los compromisos del trabajo a la casa y definir el tiempo que le destinarán al uso de las redes y la tecnología, de modo que no interfiera con su rol de padres y estén siempre ‘conectados’”, al mundo real de sus hijos”, añade.

Además, los padres deben ser los principales promotores de la realización de otras actividades lúdicas que fomenten el disfrute del tiempo libre tales como salidas al parque, visitas a la biblioteca o juegos al aire libre.

Compartir artículo: Whatsapp