Niño

20 aspectos básicos para la buena crianza

Es importante que sus hijos sepan que hacen parte de un grupo de amigos.

/ 28 de Julio de 2015
20 aspectos básicos para la buena crianza        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

No le dé a su hijo todo lo que le pida o todo lo que quiera.  Dele lo que necesita, así va a asegurar que no se vuelva una persona para la que nada sea suficiente. No olvide nunca que ustedes, como padre y madre, deben ser fuerte unidos. Si están separados deben seguir siendo “pareja parental” que llega a acuerdos que benefician a los hijos.

1.Lo primero es saber manifestar el amor que se tiene a los hijos. Un buen amor acompaña, aprueba, pone límites, es honesto, incondicional y sobre todo no juzga, pero sí guía.  El amor incondicional le da a los hijos un mensaje fuerte de que es valorado y apreciado, pase lo que pase. Este amor incondicional se manifiesta de muchas maneras: con gestos, caricias, apoyos, consejos, confianza, etc.  Aquí lo importante es que el mensaje de amor le llegue al hijo. Cada hijo es diferente y va a necesitar expresiones de afecto especiales.  Encuentre cómo manifestar, sin exagerar, el amor tan especial que se tiene a un hijo.

2.Dentro de la misma línea del amor vemos que este debe venir acompañado de firmeza. Se debe ser cariñoso y amable con los hijos, pero no podemos desbordarnos de amor a toda hora. Los hijos no deben ser sobreprotegidos, hípercontrolados, ni tener papás permisivos. Cualquier exageración en el amor es poco recomendable. Los hijos necesitan guía, protección y límites. Castigar en exceso o dejarlos hacer todo lo que quieran es equivocado. Aquí el punto medio de amor con firmeza es clave, implica el manejo de una disciplina donde se cumpla lo que se dice y donde no hay cabida para los excesos.

3.A la hora de establecer límites tenga en cuenta lo siguiente:  ponga pocas reglas, pero efectivas. Sea firme y amoroso.  Haga lo que dijo. Cúmplale a su hijo y a usted mismo. Sea consistente y no cantaletee. No se puede criar bien a los hijos sin unos límites de lo aceptable e inaceptable. Sea claro en comunicar estos límites con palabras y actuaciones coherentes.

4.Para ser buen padre, sobre todo en los años escolares (5-10 años), es muy importante hacer presencia en la vida de los hijos. Encuentren un tiempo individual con ellos, donde no haya interrupción, esto ayudará a fortalecer el vínculo entre padres e hijos. Este tiempo individual es de gran utilidad para los padres ocupados.  Siempre se puede sacar aunque sea un rato “corto” para leerle un cuento, saber qué hizo o preguntar cómo le fue en su día. Este tiempo individual es un arma poderosa para hacer sentir al hijo importante. Si hay un tiempo individual con cada hijo, también disminuirán los celos entre hermanos.

5.En estos años de infancia y los años escolares es prioritario organizar el hogar por medio de rutinas. Esto los organiza mental, emocional y físicamente. Todo buen hogar tiene rutinas y reglas claras que se deben seguir y cumplir. Si estas no se cumplen habrá consecuencias negativas y si se cumplen estas serán positivas. Entre estas rutinas están la hora de comida, de vestirse, de estudiar, etc.

Encuentre más información en nuestra revista impresa.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp