12 a 24 meses

Su hijo puede tener varias inteligencias. Conózcalas

El niño debe recibir estímulos para desarrollar las que a él le van mejor.

/ 6 de Julio de 2012
Su hijo puede tener varias inteligencias. Conózcalas        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

¿Sólo números, fórmulas y palabras? No, el ser humano es mucho más que eso y por eso hoy no se habla de una sola inteligencia, sino de muchas.
El sicólogo e investigador de Harvard, Howard Gardner, puso sobre el tapete su teoría según la cual la inteligencia no es una sola, sino un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes: lingüística, espacial, lógico-matemática, corporal cinestésica, intrapersonal, interpersonal, musical y naturalista. Esta última se eliminó después (ver recuadro).
Sus conceptos permitieron que dejara de valorarse un único conocimiento y se entendiera que ciertos seres humanos sirven más para unas cosas que para otras, sin que por ello sean más o menos brillantes.
Según Beatriz Muñoz, sicóloga clínica especialista en neurosicología, “es una teoría que establece que la inteligencia no solo tiene que ver con lo verbal y no verbal, permite que todo el mundo tenga cabida”.
De allí que algunas personas sean buenas para escribir, pero no sirvan para las matemáticas; otras sean muy hábiles en los deportes, pero no sepan relacionarse con los demás. O algunos muchachos no sean muy buenos académicamente, pero tengan una gran capacidad para entenderse con las otras personas. Y ninguno de ellos es más o menos inteligente que el otro. Picasso, por ejemplo, fue un gran artista con malas notas académicas. Einstein fue un gran científico con muy malas relaciones, lo mismo que Bethoven, un genio con una vida privada compleja y solitaria.
Siquiatras y sicólogos relatan casos de pacientes que no han sido buenos en las notas escolares, pero sí han sido muy creativos. O el caso de una persona que cuando era niño amaba el golf, no era muy bueno académicamente, pero se dedicó a este deporte y hoy es jugador profesional.
Es por esto que educadores y profesionales de la salud sostienen que es importante brindarle al niño diferentes opciones en la vida: que pueda disfrutar de la música, los cuentos, el juego al aire libre, el movimiento y las relaciones con otros,  y no centrarlo en un tipo de actividad. Cada niño tendrá su propio proceso.
Beatriz Muñoz sostiene que los padres deben permitir que el niño esté en un ambiente en el que pueda explorar otras cosas, aunque tenga que rendir en lo académico. Por eso es importante promover las artes y el deporte. “Al niño hay que darle herramientas”.  
En el Jardín Infantil Santana del Norte, en Bogotá, por ejemplo, reciben niños desde los 4 meses hasta los 5 o 6 años, y su enseñanza se fundamenta en la teoría de las inteligencias múltiples, por lo que les brindan a los alumnos la posibilidad de relacionarse con cada uno de estos aspectos. Como afirma Marcela Acevedo, psicóloga de la institución, “buscamos un aprendizaje integral”.
Y es precisamente la palabra integral la que puede resumir mejor esta teoría, según Mary Puentes, coordinadora académica del jardín infantil y club de bebés Kidz Explorer de Bogotá. Según ella, el conocimiento tiene diferentes dimensiones y es necesario que el niño las descubra todas.
Como afirma el neuropediatra Alberto Vélez, “el colegio y el jardín tienen una labor importante: ayudar a reconocer y a potenciar los talentos del niño. En consulta, traté a una niña hiperactiva que solo le gustaba tocar el violín, con el instrumento era otra persona, así que decidí dejarla tocar todo lo que quisiera y entre más lo hacía, más mejoraba su rendimiento académico”.
Algunos expertos sostienen que esta teoría  no es tan acertada, pero lo que sí es cierto es que sembró una semilla que ya nadie puede arrancar y es el hecho de que la inteligencia ya no se reduce a una sola. Expertos hablan de muchas inteligencias, así no sean las llamadas múltiples.
Álvaro Izquierdo, neurosiquiatra infantil, afirma que todas las inteligencias, sean cuales sean, sirven para adaptarse, más allá de un resultado académico, y esto significa que el desempeño de un individuo va más allá de ser un profesional.
Ahora bien, como recomienda la sicóloga Acevedo, no se trata de saturar al niño con un montón de actividades, sino de permitirle acercarse a todas las opciones que ofrece el mundo, sin pensar que él será más o menos inteligente porque se destaque más en las matemáticas que en la música.
El siquiatra infantil Álvaro Franco explica que la inteligencia tiene un componente biológico, se hereda el potencial para ser inteligente y si no se dan condiciones básicas de nutrición, amor, afecto y un parto sin complicaciones, por ejemplo, esa inteligencia no se desarrolla. Pero si se tiene el potencial y además se estimula, pues bienvenidos los grandes resultados.
Emociones inteligentes
Para Howard Gardner, dos de las inteligencias múltiples son la interpersonal e intrapersonal, que se refieren a las relaciones consigo mismo y con los demás. Muchos otros investigadores se han referido a la inteligencia emocional en los seres humanos y es la que hace referencia a la capacidad que tiene alguien de ponerse en el lugar del otro, que es la empatía; es la capacidad de entender sus propias emociones y las de los demás, de poder relacionarse con otros. ¿Cómo ayudar a los niños en este aspecto?
Según el siquiatra infantil Christian Muñoz, los niños tienen herramientas para tener empatía y autocontrol desde lo cuatro o cinco años. Esto no significa que antes de estas edades no entiendan las emociones propias y ajenas. El adulto puede ayudar.
Puede formularles a sus hijos preguntas de este tipo: “¿Cómo te sentirías si fuera a ti a quien le quitaran el juguete?, o ¿crees que estarías furiosa si te hubieran quitado el juguete?”.
Según el especialista, a los 4 años, el niño ya sabe qué es lo correcto y eso le facilita entender si hizo algo mal o si le causó una emoción negativa a otro.
La inteligencia emocional también es conocer y reconocer las emociones propias. Para esto, los padres deben enseñarles a los niños qué es lo que sienten. Muchas
veces ellos no saben qué les está pasando, por eso, el adulto puede decirles: “Lo que sientes es rabia”, “eso que te molesta se llaman celos”, o “tienes derecho a estar triste”.
Es importante que los adultos les permitan a los niños expresar lo que sienten y respetar esos sentimientos. Otro hecho fundamental es que los padres son el principal ejemplo. El siquiatra Muñoz sostiene que si los primeros saben manejar sus sentimientos y se relacionan adecuadamente con otros, será más fácil que los hijos los imiten.
El autocontrol se puede enseñar, por ejemplo, con la estrategia del tiempo fuera o time out: cuando el niño está haciendo pataleta o tiene emociones muy fuertes, se le pide que se siente en determinado lugar y espere a que se calme. Cuando lo logra, el adulto lo retira de ese lugar y hablan juntos para entender qué pasó, se le reconoce la emoción, él explica qué sintió y por qué y seguramente reconocerá y aprenderá qué está bien y qué está mal.
Para Christian Muñoz, “hacia el futuro, la inteligencia emocional será la fortaleza para enfrentar el mundo. Tener inteligencia emocional, educación y salud mental serán las bases para que cualquiera pueda construir lo que quiera”.
Las inteligencias
Estos son las inteligencias múltiples. Todas las personas las tienen, sólo que en cada quien se desarrollan o potencian de diferentes maneras.
• Lingüística: está relacionada con la palabra y el lenguaje. Suele estar muy desarrollada en escritores y oradores.
• Espacial: tiene que ver con la ubicación en el espacio y su relación con él. La persona puede crear imágenes mentales y visualizar detalles. Desarrollada en arquitectos, dibujantes y diseñadores.
• Lógico-matemática: facilidad para calcular, definir hipótesis y concluir. Presente en matemáticos, ingenieros y economistas.
• Corporal cinestésica: muy buena relación con el cuerpo, la fuerza, el equilibrio, la coordinación. Muy marcada en los deportistas.
• Intrapersonal: es la relación con uno mismo, con su individualidad, con su yo interior. Facilita definir metas, conocerse y aceptar errores.
• Interpersonal: es la capacidad  para relación con los demás y reconocer las emociones de otros. Se nota en educadores y sicólogos, por ejemplo.
• Musical: crea y analiza música, muy notoria en músicos y compositores.
tips cerebrales
Para darle al niño la opción de desarrollar todo su potencial, usted puede en casa:
• Dejarlo escuchar música, tocar instrumentos, cantar y bailar.
• Desde el año, facilitarle jugar con bloques lógicos y juegos de fichas para armar figuras.
• Armar rompecabezas.
• Llevarlo al parque, dejarlo jugar al aire libre en columpios, rodaderos y hamacas, y con pelotas y triciclos.
• Leerle cuentos y dejar que esté en contacto con libros.
• Animarlo a contar historias y a imaginar personajes y situaciones.
• Invitarlo a pintar y colorear libremente, lo que él quiera y con lo que quiera.
• Motivarlo para construir figuras con volumen en materiales diferentes: arcilla, plastilina, masas de harina, arena, etc.
• Jugar a representar personajes, con disfraces y creaciones propias.
• Sembrar plantas, cuidar mascotas, ver crecer un fríjol y visitar granjas y zoológicos.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre 12 a 24 meses