12 a 24 meses

En vacaciones la otitis puede aumentar hasta en un 30 por ciento

/ 1 de Julio de 2008
En vacaciones la otitis puede aumentar hasta en un 30 por ciento        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

El agua es un espacio para disfrutar, pero también puede ser un riesgo de peligro para el oído de los niños.


Según el otorrinolaringólogo José A. Rivas, de la Clínica Rivas, el problema de salud más común, causado por el agua, es la otitis: inflamación del oído medio.


“En vacaciones se incrementa hasta en un 30 por ciento”, dijo el experto a HOY.
Tradicionalmente, las mamás tienden a intentar curar al niño en la casa. Es más, se ha difundido el uso de remedios caseros como la ruda, el vinagre y el agua oxigenada. Inclusive, se utilizan algunas curas que no tienen ningún asidero científico, como el humo del cigarrillo.


Según el especialista, ni siquiera las gotas para el oído se deben automedicar. “El oído es muy delicado. La automedicación, generalmente, solo intensifica el dolor y no solucionan el problema que, por tratarse de una infección, siempre debe ser tratado por un médico”.


No siempre hay fiebre
Prevenir la aparición de la otitis sería lo ideal. Sin embargo, hay niños que son más propensos a retener la humedad en el oído.
Por ello, el doctor Rivas aclara las dudas más comunes sobre ese mal que puede interferir en las vacaciones de los niños:
1. El oído está hecho para que el agua entre y se salga sin causar daño. Pero, en pos de prevenir, es preferible utilizar tapones especiales para proteger los oídos en la piscina.
2. Hay que tener cuidado con los tapones que venden en la calle. Según Rivas, no siempre son recomendables. “Es preferible los protectores de silicona que se hacen a la medida del niño”.
3. Las mamás deben tener en cuenta que no siempre, cuando el pequeño tiene otitis, se presenta fiebre. “Hay algunas señales que deben alertar a la madre e invitarla a llevar al niño al médico. Tocarse con frecuencia el oído, por ejemplo, es un signo de que algo le molesta al niño”.


Además del agua
Recuerde, el oído se puede inflamar por infecciones, problemas de respiración, afecciones en la garganta, acumulación de agua, retención de jabón, irritación de los canales por uso de copos de algodón o cambios rápidos de altitud. Esté atento con sus hijos porque una enfermedad del oído puede ser grave. Si no se trata adecuadamente podría llevarlo a la sordera.

Compartir artículo: Whatsapp