Comportamiento

A los 3 años ya saber leer, escribir y hacer cálculos matemáticos

Emmelyn es superdotada. Foto tomada de Today Show

/ 16 de Mayo de 2012
A los 3 años ya saber leer, escribir y hacer cálculos matemáticos        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Emmelyn Roettger tiene 3 años de edad. Auque luce como una niña de su edad, ya sabe leer, escribir, hablar de temas complicados y contar hasta 100. Su coeficiente intelectual (CI) es de 135 puntos, no lejos de Albert Einstein, de quien se estima tenía 160.

A los 15 meses empezó a reconocer las letras y a los 24 meses comenzó a leer y a hacer cálculos matemáticos simples. Le apasiona la ciencia, habla abiertamente de los planetas, de las estrellas y de cómo funciona el universo completo.

Estas apoteósicas habilidades la hacen acreedora de ser el miembro más joven de la Asociación Internacional de Superdotados Mensa, fundada en Inglaterra en 1946 para personas inteligentes. (Para pertenecer a Mensa es necesario estar en el percentil 98 o mayor en una prueba de coeficiente intelectual de 131. Por edad, el segundo miembro de Mensa es Heidi Hankins, una niña de cuatro años con 159 de (CI), equiparable al de científicos como Albert Einstein.

Michelle Horn y Glenn Roettger le contaron a TodayShow cómo habían descubierto el genio de su hija. Cuando Emmelyn era un bebé, los médicos le diagnosticaron “retrasos no especificados” y nos advirtieron que podría tener autismo. A los 9 meses de edad, cuentan, la niña parecía evitar el contacto visual con ellos y no se sentía muy atraída por los juguetes.

“Intuí que mi hija necesitaba gafas. Y así fue. De ahí en adelante comenzó su exploración”, dijo durante la entrevista. Durante la grabación, la pequeña rubia Emmelyn se mostró más interesada por la cámara de video que por responder las preguntas. Hizo sonreír a sus padres y a la presentadora cuando dijo, además, “quiero hacer popó”.

Actúa y vive como una niña, pero ama leer, tanto así que sus padres ya no saben de dónde sacar más dinero para comprar libros. “Nosotros tenemos libros, pero ella quiere más y más”, dijo Horn, su madre. 

Relatan, además, que el pediatra consideraba a la pequeña como una niña con problemas. Pero la madre quería defender a su pequeña. Sabía que era muy inteligente. Así que su Emmelyn presentó un test de inteligencia diseñado para niños entre los 2 años y medio y los 7. Sorprendentemente el resultado fue de 135. De inmediato aplicó para que su hija se hiciera miembro de Mensa.

 

 

Compartir artículo: Whatsapp