Nutrición

¿Por qué no comen los niños? Responde Carlos Francisco Fernández

Te presentamos un resumen de nuestra conversación en Facebook Live con el Dr. Carlos Francisco Fernández sobre el tema de la alimentación en los niños.

/ 26 de Mayo de 2017
¿Por qué no comen los niños? Responde Carlos Francisco Fernández        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Para todas las madres y padres que esta semana nos siguieron en nuestro Facebook Live sobre el tema: ¿Por qué no comen los niños? Quisimos hacer un resumen del espacio online para quienes no alcanzaron a estar con nosotros en vivo, pero que igualmente el tema les es muy importante en su día a día con sus pequeños.

El doctor Carlos Francisco Fernandez, asesor médico de Casa Editorial EL TIEMPO nos ayudó respondiendo muchos aspectos generales y clave en el tema de la alimentación a partir de los seis meses de edad y hasta los 7 años aproximadamente tiempo en el que el niño se habitúa a una alimentación completa y adquiere buenos hábitos alimenticios.

En primera instancia, el doctor Fernandez indica que lo primero es que el bebé debe alimentarse, hasta los seis meses, de manera exclusiva, con leche materna; luego desde este momento, debe iniciar a consumir otros alimentos de manera pausada, sin cortar en lo posible la leche humana, ojalá en el primer año.

A partir de ahora, inicia un proceso en su desarrollo, en que deben comenzar aparecer los componentes lácteos, en presentaciones semiblandas como papillas de cereales diluidos, en su biberón, que con el tiempo el mismo niño empezará a notar que no le es fácil consumirlos y recibirá con cuchara con menos resistencia porque ya no pasan por el biberón.

“Este es un proceso algo estresante, pero hay que dejar que fluya, es de paciencia, además por los mismos nuevos alimentos es posible que se tiendan a aumentar los reflujos y la salivación. También empiezan a distinguir sabores y por consiguiente, esto puede ser interpretado por las mamás como cierta intolerancia a los alimentos, pero no lo es, simplemente hay que entender que todo esto hace parte de ese aprendizaje y de que el cuerpo se acople a estos nuevos alimentos”.

Así mismo, considera el médico especializado, no hay que darles de comer a horarios. Generalmente, dice, la mamá lo hace del mismo modo como ella come, pero los niños no lo hacen así, en especial desde los seis meses hasta los dos años, los niños comen a demanda y en una cantidad moderada y hay que darles porcionado, no en tiempos de comidas. “Debe ser un proceso de mucho orden, paciencia e ilustración, pues se están creando las costumbres”, añade Fernandez.

Veamos varias de las preguntas clave para abordar el tema de la alimentación y cómo lograr una buena nutrición de los niños en su primera infancia y algo más.

Revisa este material, te será muy útil: Especial de alimentación en el primer año

¿Qué pasa con los niños de más de seis meses que solo reciben el pecho?

Esto tiene más de bueno que de malo, pues la leche materna es el alimento más completo de la naturaleza y si su niño lo consume aun superado el primer año y usted la produce, es una muy buena condición. Si el niño sigue tomando pecho y queda satisfecho, no pasa nada combínelo con otro alimento como agua para la sed, y así poco a poco, una papilla u otro alimento que algo comerá.

Sin lugar a dudas, si el niño sigue desarrollándose bien es porque el ejercicio de la lactancia le resulta altamente grato, porque además, esto le transmite seguridad y amor, todos esos otros componentes de la leche materna que generan vínculo y placer.

¿Cómo hacer que coma frutas y verduras?

Si el niño ha superado el año y sigue sin comer, si su alimento principal sigue siendo la leche materna no se preocupe, pues esta le transmite el componente proteico, que necesita, con la leche ya está cubierto. Es lógico que coma carbohidratos blandos porque su sabor es grato, como en el caso de la pasta y además, le resulta más fácil comerlos por su consistencia.

Las frutas y la verduras, por el contrario, en especial las verduras hay que ir introduciéndolos de manera progresiva, con paciencia, y haciendo lo más llamativo el alimento, pues es claro que no son muy gratas al gusto entonces, el niño necesita que sean más agradables para poder tomarles el gusto.

Lo primero es buscar que le guste. No las de todas al tiempo, primero un puré de zanahoria, una crema de espinacas, poco a poco irlas introduciendo y creando el hábito. La tarea con esos alimentos blandos es lograr hacerlos llamativos, combinando colores y en porciones o dosis pequeñas, una cucharadita, poco a poco e ir incrementando las cantidades.

Además no todas al tiempo, intentar con una verdura y luego otra, hasta ver cuál puede ser la que tolera mejor. Así mismo, el ejemplo es clave, si usted o su familia no gustan de las verduras, no crea que a su pequeño le van a agradar, ellos comen lo que ven en casa.

Lee esto: ¿Sabes cuándo dale frutas a tu hijo. Te decimos cómo

¿Y cómo manejar el tema de las cantidades?

Este es un tema muy importante en el que los padres deben entender que un niño no come igual que un adulto. Las porciones generalmente deben repartirse, debe comer de 5 a 7 veces al día y una porción muy pequeña, para que sean cucharadas, dos o tres de puré, de la papilla, de los alimentos complementarios y de proteína, especialmente la proteína, en la que no hay que tener restricciones, como en el caso de los lácteos y demás.

Se dice que debe ser una onza por kilo de peso del niño. Un niño, cercano a los dos años, según la Organización Mundial de la Salud, debe pesar entre 11 a 12 kilos, así la cuenta hay que dividir esos kilos en 11 a 12 onzas de alimento y porcionarlas a lo largo del día, haciéndolo en dosis, de manera secuencial y no obligarlo, siempre procurando que la alimentación sea un momento grato.

Te puede interesar: Alimentación complementaria, ¿cuánto es suficiente?

¿Por qué no mastican?

La masticación es un proceso del desarrollo neurológico, que necesita un trabajo mental que lleve  a implementar la acción de masticar. Esto es algo común en los niños entre el año y dos años de edad, momento en que los niñosprefieren jugar antes que comer, y si tiene problemas de dentición, además están acostumbrado a tomar el alimento muy blando por lo que la acción de masticar y deglutir no es clara ni confortable.

Para que el niño mastique puedes intentar combinar los alimentos en puré o triturados e incluirles arroz e ir aumentando la consistencia para llevarlos a que busquen comer tratando de ingerir con la masticación. Acá vuelve a ser un punto clave buscar que el plato sea muy atractivo para que el niño desee comer.

Procura que la comida sea en familia

La hora de la comida debe ser un espacio familiar y obviamente, debe incluir al bebé de la casa. Él no debe comer en su cuarto o lejos de los demás. Eso sí, no lo hagan viendo televisión o con los juguetes que los distraigan.

Toda la familia debe comer los mismos alimentos, y que el pequeño vea que todos los platos son iguales, lo que varía es la cantidad para él. Coman bien y mastiquen despacio, correctamente para que el niño aprenda con el ejemplo, tratando de llevar una dieta variada y equilibrada.

Pon un plato preparado para el niño y no le des del tuyo a bocado, él debe tener su cubierto y hacerlo por sí mismo. No importa que desperdicie y se unte, todo hace parte del proceso de aprendizaje y del reconocimiento de las texturas, los colores y sabores.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp