Nutrición

La lonchera debe ser una fuente de nutrición

/ 13 de Marzo de 2007
La lonchera debe ser una fuente de nutrición        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

No permita que la falta de tiempo, la monotonía y la inapetencia de los pequeños, le ganen la pelea y le den paso a la comida chatarra.

Según la nutricionista Ana Marcela Cortés, hablar de una lonchera ideal es un error cuando no se sabe si el menor tiene un peso ideal y una talla optima para su edad.

Por esta razón, la especialista sugiere que antes de pensar en el menú, el niño sea valorado por un especialista para que con su asesoría se cree una dieta acorde con su necesidad nutricional y los gustos del menor.

Recuerde que aunque su hijo parezca sano, es un experto quien debe evaluar el estado de salud del niño.

No deben faltar

Según Ana Marcela Cortés, la lonchera ideal debe incluir:

  • Las proteínas, que contienen los lácteos y las carnes.
  • Los carbohidratos, que se encuentran en las harinas, los dulces y los cereales.
  • La fibra, concentrada en las frutas y las verduras.
  • Los líquidos, preferiblemente sin conservantes.
  • Cerciórese de que la comida que haya elegido no sea perecedera. Por ejemplo, las salsas y las verduras que acompañan un sándwich no son saludables si han permanecido sin refrigeración por varias horas. “Cuando un niño encuentra un alimento descompuesto en su lonchera, inmediatamente se lleva un mal recuerdo de la comida preparada en casa”, explica la especialista.

Tenga en cuenta

Durante el primer y tercer año de edad, es recomendable que el 50 por ciento de la ingesta diaria esté constituida por carbohidratos o alimentos que le provean calorías. El secreto esta en distribuirlos según el requerimiento calórico de las actividades que realice el menor.

Usualmente, existe un mayor gasto de energía en las mañanas. Lo importante es enseñarles a no abusar de su consumo y explicarles que el cuerpo se debe cuidar.

Menús ricos y variados para la semana

  • Lunes: leche saborizada, hamburguesa de pollo, frunas y manzana.
  • Martes: avena, emparedado de carne, mini brownie y pera.
  • Miércoles: jugo de mango, queso campesino, galletas dulces y mandarina.
  • Jueves: leche con cereal y trozos de fresa o banano, una porción de jamón y una chocolatina.
  • Viernes: presa de pollo, yogur con ensalada de frutas y un masmelo.
Pamela Rueda C.
Redactora ABC del bebé.
Compartir artículo: Whatsapp