Nutrición

Obesidad en los niños: un problema de peso

Mala alimentación y poca actividad física influyen

/ 3 de Julio de 2012
Obesidad en los niños: un problema de peso        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

 

El sobrepeso y la obesidad en niños han aumentado de forma dramática en los últimos años, a causa de la mala alimentación y la falta de actividad física. 

Las causas del problema de obesidad en los niños son múltiples, inclusive tienen que ver con la cultura y los modos de vida actuales, los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo o la falta de actividad física adecuada.

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo y cuando los niños la padecen pueden presentar problemas respiratorios, ortopédicos, de piel, de sueño y también un riesgo mayor de padecer enfermedades en etapas posteriores de la vida, tales como diabetes e hipertensión.

Por tal motivo, es importante considerar la obesidad no sólo como un trastorno físico, sino también como un problema psicológico, puesto que los niños obesos son víctimas de discriminación y tienen dificultades para relacionarse con otros menores y en consecuencia pueden poseer baja autoestima.

¿Cómo detectar si su hijo padece estos problemas?

Es importante visitar al pediatra para saber si un niño tiene problemas de salud por su peso. En el consultorio se realiza una revisión de la historia de alimentación y un examen físico general, que incluye una medición de su peso y su estatura. Estos datos se incluyen en curvas y tablas publicadas por la Organización Mundial de la Salud, que comparan los valores para el grupo poblacional de niños de la misma edad y el mismo sexo. Así, será posible saber qué tan cerca o tan lejos está el niño de su peso y talla ideal, con relación a su edad.

Los niños pueden tener sobrepeso y obesidad desde los primeros meses de vida, si no se tienen buenos hábitos de alimentación, y la lactancia materna exclusiva es un factor protector contra el riesgo de obesidad. Sin embargo, a medida que los niños van creciendo y si continúan teniendo problemas de peso, tienen más riesgo de convertirse en adultos obesos.

Entre los factores que generan la obesidad infantil se encuentra la conducta de alimentación, el consumo de energía, factores hormonales, causas psicosociales y, en algunos casos, condiciones genéticas. No obstante, los principales determinantes de esta enfermedad radican en el medioambiente, la mala alimentación y el sedentarismo.

Los problemas relacionados con el sobrepeso y la obesidad son muy serios. Por eso, es fundamental prevenir la enfermedad para controlar todos los riesgos que puedan atenter contra la salud del menor, no solo en la infancia, sino en etapas posteriores de la vida.

Los buenos hábitos alimenticios y los estilos de vida saludables son la clave para prevenir las consecuencias de este grave problema, que día a día azota a un mayor número de la población infantil. 

 

Regrese a nuestro especial "Nutrición y desarrollo en los niños"

 

Imagen tomada de: freedigitalphotos.net

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Nutrición