Nutrición

Ocho errores que puedes cometer a la hora de alimentar a tus hijos

Revisa si día a día estás cometiendo alguno de estos errores que afecten la sana alimentación de tus pequeños.

/ 6 de Julio de 2017
Ocho errores que puedes cometer a la hora de alimentar a tus hijos        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Según las nutricionistas, estos son los ‘tropiezos’ más comunes que se pueden presentar y que debes evitar a la hora de brindar alimentos a tus hijos.

1.Premiar o castigar con alimentos o comidaslas actuaciones de tus hijos, pues esto induce a que se generen ‘afectos’ en el proceso fisiológico de alimentación. De ahí que se desprendan comportamientos manipuladores de parte y parte, que lleguen a desencadenar alteraciones en el comportamiento alimentario, como la anorexia nerviosa o la bulimia, entre otras patologías.

2.Heredar los malos hábitos de los adultos; por ejemplo, no desayunar, mostrar delante de los niños repulsión a cualquier alimento o utilizar aquellos que fueron modificados (sin grasas, con edulcorantes no calóricos, sin lactosa, entre otros) por alguna condición de los adultos, sin previa indicación médica o nutricional clara en el caso de los niños.

Lee esto: Conoce cuáles son esos malos hábitos enemigos del apetito

3.Limitarlos a solo tres raciones de comida diarias. Lo ideal es que los niños reciban cinco comidas así: tres principales (desayuno, almuerzo y cena) y dos complementarias, onces o medias nueves.

4.Falta de creatividad en la presentación de los menúsdel niño o darle preparaciones repetidas o muy seguidas. Hay maneras de preparar alimentos como verduras, tubérculos y carnes que son divertidas y agradables para los niños.

Si quieres innovar: ¿Te interesa aprender algunas recetas deliciosas, divertidas y nutritivas para prepararle a tus hijos? No te pierdas estos videos.

5.Mantener el televisor encendidoo permitir que los niños tengan a la mano un distractor a la hora de comer como un juguete, el celular o la tableta.

6.Creer que alimentar a los niños, a cualquier hora, da igual.Esto incluye, por ejemplo, saltarse alguna de las comidas porque el niño está dormido, pues se corre el riesgo de romper las rutinas de alimentación lo que afecta su apetito.

7.Restringir un alimento sin educación nutricional, es decir, quitar de la dieta los snacks y los dulces porque son ‘malos’, en lugar de formar a los niños en su consumo balanceado y no exagerado. Esto puede generar malos hábitos alimentarios, pues tú puedes controlarlos en el hogar, pero fuera de allí, el niño podrá elegir la opción “prohibida” de comerlos, por solo curiosidad, sin entender realmente la razón por la cual su consumo no debe ser frecuente. En esta etapa del crecimiento es más peligroso restringir que enseñar, indican los expertos.

8.Generalizar indicaciones dietéticas para toda la familia.Este punto complementa uno anterior, en el que hablamos de retirar de la dieta de los niños lo que a los adultos no les gusta o les hace daño.

Al respecto, los nutricionistas advierten que si los padres tienen algunas indicaciones o restricciones en su alimentación, estas deben ser solo para ellos y no extenderla a sus hijos. Lo mismo ocurre con estilos de vida como la alimentación vegana o vegetariana, si lo han decidido de adultos, no deben llevar a sus hijos, en edades tempranas, a ello, pues en esa etapa del crecimiento los nutrientes y calorías son esenciales.

Entérate primero: ¿Quieres que tus hijos sean vegetarianos? Esto es lo que debes tener en cuenta.

Compartir artículo: Whatsapp