24 a 48 meses

Dieta adecuada para manejar la diarrea

/ 2 de Noviembre de 2006
Dieta adecuada para manejar la diarrea        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

El malestar estomacal en los niños puede atacar en cualquier momento. 
Los síntomas comunes son vómitos y diarrea que pueden conducir a una deshidratación y, en casos severos, pueden necesitar hospitalización de los pequeños.

En general, el problema afecta con más frecuencia a niños menores de 1 año que aún no tienen completamente desarrollado el sistema digestivo. Por lo tanto, sufren daños frecuentes en el estómago.

La mayoría de los padres, en medio de la angustia, cometen errores que pueden complicar la salud del pequeño.

Uno de estos errores, según afirma Claudia Granados, jefe de urgencias pediátricas del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá, es retirarles la alimentación y aumentar el consumo de caldos, bebidas gaseosas e hidratantes para deportistas.

“Estas bebidas, aunque son dulces y el niño las acepta mejor, no tienen los componentes necesarios para atacar la descompensación en su organismo”, expresa.
Tampoco es adecuado brindarles sólo líquidos calientes como sopas. Esos alimentos no aportan todos los nutrientes que necesita el organismo. Por lo tanto, se corre el peligro de que, junto con la diarrea y la deshidratación, venga también la desnutrición.

¿Qué hay que hacer?

Lo ideal es alimentar al menor con la llamada dieta astringente, que no solo nutre sino que contribuye a mejorar el mal.

El primer paso es no eliminar la leche. Esta no perjudica sino que beneficia la recuperación. “A diferencia de los adultos, a los niños con diarrea no se les suprime la leche.
Por el contrario, en el niño con el malestar es fundamental mantener una buena nutrición para facilitar la recuperación y evitar molestias mayores o complicaciones”, explica Wilson Daza, gastronutriólogo pediatra.

Si el bebé es exclusivamente lactante aumente las tomas diarias.
De la misma forma, debe complementar las comidas con productos que contengan un tipo de fibra conocida como pectina, que la encuentra en la guayaba, la pera, la manzana, la zanahoria cocida, el banano, el plátano y la auyama.

Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

Compartir artículo: Whatsapp