24 a 48 meses

Intoxicaciones: ¡lejos de tus hijos!

Tu pequeño no está exento de sufrir una intoxicación. Te contamos cómo afrontarlas.

/ 20 de Septiembre de 2016
Intoxicaciones: ¡lejos de tus hijos!        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

 

Un objeto que encuentren en el piso, un medicamento que olvidaste guardar, una comida que no les sienta bien u otras circunstancias que no puedes controlar, podrían ser motivo para que tu pequeño sufra intoxicaciones, por lo que es fundamental que conozcas el tema y lo aprendas a manejar.

Cerca de 3000 niñosentre los 0 y los 14 años resultaron intoxicados durante el 2015, según cifras del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA). De estos, para los expertos, llama la atención que el 62,5 por ciento de los casos se ubica en el rango de edad de 0 a 4 años y que el 75 por ciento ocurrió por puro descuido.

“En los niños menores, la intoxicación accidental es la más frecuente y está asociada a productos del hogar o medicamentos a los cuales los niños tienen alcance, principalmente cuando están en la fase de exploración”, asegura Pilar Julieta Acosta, médica toxicóloga de la clínica del Hospital Santa Clara.

Para los especialistas, la etapa oral, que se da entre el primer y el segundo año y que consiste en la que el niño en una fase de aprendizaje a través del sentido del gusto, todo lo que agarran lo llevan a la boca.

 Lo anterior, sumado al inicio de la marcha en la que se pueden poner de pie, andar y acceder a distintos espacios del hogar así como agarrar objetos que estén a su alcance, son factores que incrementan el riesgo de intoxicaciones en los primeros años.

Lee también: Prevenga intoxicaciones y evite enfermedades mayores 

Además, está “el descuido de los padres y cuidadores al almacenar, por ejemplo, productos químicos en envases que originalmente eran de alimentos y que los niños los toman porque reconocen el envase como algo que se puede consumir; ejemplo de ellos es guardar gasolina en botellas de gaseosa”, añade la doctora Acosta.

Causas más comunes de intoxicación

A su vez, Santiago Mintegi, pediatra especialista en urgencias de la Universidad del País Vasco y coordinador del grupo de trabajo de intoxicaciones de la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría, señala que los fármacos son, globalmente, el tipo de tóxico que con mayor frecuencia aparece implicado en las intoxicaciones pediátricas (cerca de 50 por ciento del total) pues algunas grageas o cápsulas son de colores llamativos que los niños confunden con dulces.

En segundo lugar, están los productos de limpieza del hogar como los blanqueadores de ropa, los desengrasantes de cocina, los detergentes y otros productos de aseo. Por detrás de estos se ubican los insecticidas de uso doméstico; los hidrocarburos y disolventes como el varsol, el thinner, el ACPM y la gasolina, y los cosméticos como los talcos, las cremas, los champús y las lociones. Más abajo en el escalafón aparecen con menor incidencia de casos, aunque con presencia de riesgo, los productos alimenticios y las bebidas alcohólicas.

“Respecto a los medicamentos, todos son potencialmente peligrosos para la salud de los niños, en especial aquellos fármacos para el control de enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes, depresión, ansiedad, entre otras). No obstante, el acetaminofén, el medicamento más utilizado en el control de la fiebre, es el que más reporta intoxicaciones pediátricas en los servicios de urgencias”, aclara Mario Galofre Ruiz, magíster en toxicología y asesor médico del Consejo Colombiano de Seguridad.

Primeros auxilios

Como primeras medidas, los médicos aconsejan hacerle escupir al niño la sustancia o el producto, si es que aún lo tiene en su boca; limpiarlo, y no inducir el vómito, ya que ciertos agentes tóxicos pueden lastimar el esófago en ese proceso. Asimismo, piden evitar a toda costa remedios caseros o productos que la gente usa erróneamente como leche, agua, jarabes para producir vómito, alcanfor, hierbas aromáticas o laxantes, entre otros.

Por eso, ante la sospecha o la certeza de que tu pequeño ha ingerido alguna sustancia, lo más importante será ir a un centro médico. “Acudir en las dos primeras horas tras el contacto con el tóxico facilita el manejo de la intoxicación con respecto a la descontaminación gastrointestinal”, enfatiza el doctor Mintegi. Allí, además,  la víctima puede requerir hidratación intravenosa, medicamentos, exámenes de laboratorio e incluso antídotos, si fuese el caso.

Evita sustos

•Evita decirles que las medicinas son “dulces” para animarlos a que se las tomen. Muchos niños pueden creerlo en serio y buscar después el frasco para comer más.

•Sigue al pie de la letra las indicaciones del pediatra respecto a la dosis de los medicamentos que les debes dar. Nunca los automediques.

•Explícales a tus niños el peligro de ciertas sustancias y enséñales a identificar los productos tóxicos que generalmente traen en la etiqueta una calavera negra de alerta.

•Guarda los productos tóxicos (de limpieza, pintura, pegamentos y otros), los medicamentos y las bebidas alcohólicas en lugares a alturas a las que solo puedan acceder los adultos, o ponlos en lugares bajo llave.

•Nunca reenvases productos químicos en recipientes que originalmente hayan sido de alimentos, ya que esto incrementa el riesgo de que tus niños los confundan y los ingieran. Consérvalos en su envase original.

Te puede intertesar: Productos y medicamentos mal envasados causan, con frecuencia, intoxicaciones en los niños

•Algunas intoxicaciones también se dan por inhalación. Cuando uses insecticidas en una habitación, sal de ella con tus pequeños y espera a que las sustancias tóxicas desaparezcan antes de ingresar de nuevo. Lo mismo ocurre cuando se pinten las paredes o ciertos espacios de la casa. Ventila bien y asegúrate que el olor se ha ido.

Además: Conoce todo sobre las alergias de tu hijo

Compartir artículo: Whatsapp