24 a 48 meses

Forzar a un niño a comer un plato lleno daña su salud

Porciones varían según edad, sexo, tamaño y estado de salud del menor.

/ 17 de Enero de 2017
Forzar a un niño a comer un plato lleno daña su salud        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

“Si no te comes todo lo que está en el plato no sales a jugar”; “¿Por qué no te comés todo lo que te sirvo? ¡Tu hermano mayor sí se lo come!”; “hay muchos chiquitos pobres que desearían comer lo que tú tienes”.

¿Esas frases te suenan familiares? Aunque la intención detrás de ellas sea el que los niños obtengan los nutrientes necesarios, forzarlos a terminarse la comida puede, más bien, dañar su salud.

La obesidad y los problemas digestivos como gastritis y colitis desde edades tempranas son los más comunes; pero, si el sobrepeso no se controla, con el paso de los años puede desembocar en males más graves, como, por ejemplo, hipertensión y diabetes.

Te puede interesar: Qué comer o no antes de dormir

“Aún es común encontrar padres que fuerzan a sus hijos a dejar el plato limpio y muchas veces le ofrecen la misma cantidad de comida que se sirven ellos. Recordemos: son niños; no podemos pretender que se coman todo lo que un adulto ingiere. Sus necesidades son menores. Sí, aunque estén en crecimiento”, señaló el nutricionista español Julio Basulto en una conferencia de prensa.

Incluso, entre niños de la misma edad las necesidades de alimentación pueden ser muy diferentes y, por eso, varía la cantidad de comida con la que se sienten satisfechos.

“La cantidad de alimento que cada persona requiere es muy variable. Algunos niños comen mucho más o mucho menos que sus compañeros de la misma edad y tamaño, y eso no significa un problema de salud”, comentó su colega Rocío Tejada.

Acciones

¿Qué hacer si en serio el menor no quiere comer del todo y, por esa razón, está con bajo peso o apático? Los especialistas hablan de presentar la comida de forma atractiva y, para ello, pueden aprovecharse los colores y las formas.

“Se pueden simular bosques con brócoli y coliflor haciendo árboles y rodajas de zanahoria como flores, luego, de postre formar caritas felices con manzana o gajos de mandarina con banano. Pero, lo más importante es el ejemplo de los padres, si ellos lo ven a usted comer sano y sin quejarse de lo fea que está la comida, o de lo mucho que está comiendo y de si se pone o no se pone gordo o gorda, es más fácil que ellos también se animen a comer de forma saludable”, concluyó Tejada.

Aprende más: ¿Por qué no comen los niños?

Compartir artículo: Whatsapp