Comportamiento

Siempre habla con la verdad a tus hijos. Crearás confianza

Ocultando información no proteges a tu hijo, debes abordar todos los temas con sinceridad.

/ 1 de Septiembre de 2017
Siempre habla con la verdad a tus hijos. Crearás confianza        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Nada más sanador y leal que la verdad, no solo en las relaciones entre adultos sino con tu hijo aunque sea un pequeño, así lo indica la psicóloga gestáltica Fanny Berger, quien enfatiza en que los asuntos de familia y lo que ocurre en casa debe abordarse con la verdad, pues así estarán formando niños con fe y confianza.

No importa cuán dolorosa sea la verdad, ésta tiene que ser transmitida con las palabras adecuadas para que los pequeños la puedan entender y procesarla psicológicamente”, sostiene la experta.

Aunque el tema sea delicado y hasta triste, “lo adecuado es aceptar la emoción que te domina y explicarle a tu hijo que el problema no es con él, que si discutieron con tu esposo esos son temas de adultos y que nada tienen que ver con él”. Respuestas como estas calman al niño, es poner en palabras algo que él observó y que si no se le explica puede generar dudas.

Secretos familiares

Muchos progenitores ocultan información a sus hijos creyendo que de ese modo le evitan un sufrimiento, pero lejos de eso lo que hacen es crear un secreto familiar. Con el fin de no revelarlo incluso, llegan a mentir sobre el tema, porque de lo contrario, no podría seguir siendo preservado.

Es importante saber que los chicos notan el ocultamiento y, en consecuencia, perciben a los adultos como seres no confiables. Lo más dañino es esconderles la realidad y el único camino es transmitirla. “La verdad familiar es sanadora, calma aunque duela; el secreto es dañino para el desarrollo emocional de los niños”.

Negación de hechos de la vida cotidiana

Es común que la madre discuta con su esposo y los hijos estén presentes y escuchen. Ella termina muy enojada y su hijo de seis años le pregunta porque está con rabia; ella le responde que no siente rencor y le cuenta que son cosas de adultos pero que todo se arreglará.

Sabemos que muchas veces los adultos esconden información a sus hijos para evitarles dolor, pero cuando ellos lo captan es muy nocivo seguir negando lo que ellos mismos observan. Esto deteriora la capacidad del pequeño en confiar en sí mismo y en sus propias percepciones.

Esta madre quiere evitar que su hijo se entere de las peleas conyugales y que la vea enojada, pero él ya la vio y captó su estado anímico, por lo tanto, negárselo lo coloca en un lugar sin rumbo, solo, débil emocionalmente. Además, cuando los padres están inmersos en discusiones diarias, queda poco tiempo y energía para expresar amor y cuidar las emociones de sus hijos.

´Sí actuamos con la verdad, tu niño se acostumbrará a decir todo lo que le sucede y siente con confianza, porque de lo contrario, de grande utilizará ese mecanismo de defensa que no lo ayuda a la adaptación a la realidad.

Muchos niños crecen en hogares donde se niegan los hechos y los sentimientos concomitantes, ellos perciben emociones de sus padres y son desmentidos. De esta forma, construyen su personalidad en base a una baja autoestima y desconfianza por ellos y por quienes los rodean.

De tal forma, dice la doctora Berger, el llamado es a explicar ante tus hijos la realidad y hablar con la verdad, de la forma más amigable y normal posible, pero sin ocultismos familiares que pueden afectarle y marcarle para el futuro.

Te puede interesar: Amigos la familia que ellos escogen

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp