Comportamiento

El especialista ABC responde

El Pediatra Álvaro Jácome aclara sus dudas.

/ 27 de Noviembre de 2014
El especialista ABC responde        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Tengo un hijo de 4 años que acaba de entrar al kínder. Cómo le quito los nervios; él dice que los niños lo molestan. 

Vero Romero

Pueden ser muchas las causas. Primero, en un extremo, que el niño aún no ha resuelto su proceso de desapego y no ha logrado crear vínculos afectivos con las personas que están en el jardín. Otro extremo puede ser algo que generó una experiencia traumática y por eso se rehúsa a asistir. Mi consejo es que hable con la profesora y evalúe las circunstancias; hable con el niño, vea el comportamiento con sus compañeros; eso le dará respuestas. Si persiste el problema, puede buscar asesoría psicológica.

Tengo un nieto de 2 años y medio que no habla; acata órdenes y pide todo por señas, ¿qué hacer?

A esa edad no hablan articuladamente, es normal. Es obvio que hay personas que desarrollan una capacidad de expresión más temprana que otras. Lo importante es que el niño acata órdenes; esto nos dice que tiene ya desarrolladas las bases lingüísticas del español, y que oye y entiende. Que no tenga expresión hablada compleja es otra cosa. Ahora, hablar fluye de la necesidad de comunicación; si él se expresa con señas y con sonidos y ustedes entienden, quedará en ese punto. Luego, lo que hay que hacer es crearle la necesidad de hablar, traduciendo las señas a lenguaje hablado, repitiéndole claro, mirándolo a los ojos, captando su atención, leyéndole cuentos, restringiendo la televisión, creando muchas oportunidades para comunicarse, e iniciando el proceso de socialización con sus pares.

Hola. Quisiera que compartieran información sobre los bebés que gritan mucho. Es que la mía, de cuatro meses, grita mucho y no la puedo consolar.

Canelita Sampayo

Asumo que el grito corresponde a llorar. Si es eso, recordemos que un elemento muy importante en el lenguaje a esa edad es el llanto. Hay niños que son más sensibles que otros; el llanto es una expresión del lenguaje corporal y anímico en el ser humano, y esto tiene mucha importancia en la vida, nos dice mucho sobre las circunstancias que giran alrededor del bebé, nos habla de su carácter, sus necesidades, sus emociones, su estado de salud. Luego, es importante basarse en el conocimiento que tiene sobre el niño para interpretarlo adecuadamente y definir la conducta a seguir. Si dentro de este proceso no logra 'consolarlo', bien valdría la pena que lo evaluara con su médico pediatra, básicamente para definir su estado de salud. 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp