Comportamiento

Video: la amistad, un valor que no conoce diferencias

Los niños entienden mejor el concepto y rompen con los esquemas establecidos.

/ 24 de Noviembre de 2016
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

 

La amistad es uno de los valores humanos más importantes, y en los niños es de los conceptos básicos que les ayuda a relacionarse con sus pares y con los adultos que los rodean.

La fuerza de la amistad en los pequeños es muy grande, pues ellos lo ven como una hermandad en la que se comparte casi todo, y aunque a ratos se disgusten o tengan diferencias, tan rápido como surgen las superan; una cualidad que con la edad se va perdiendo.

Se puede decir que los niños establecen sus primeras relaciones de amistad ‘formales’ al entrar a su vida escolar, es decir, entre los 4 y 6 años de edad, y en la mayoría de los casos, esa adaptación en el plano social se da sin mayores traumatismos. Los niños, señalan los expertos, forman vínculos a través del juego, que se les da de manera natural.

Relación con pares

Los niños por lo general logran relacionarse con mucha facilidad, por eso es común que a las pocas semanas de entrar al colegio, incluso, días a los días, notes que tu hijo involucra a otras personitas cuando le preguntas cómo estuvo su día: “y entonces Carlitos dijo que…”, “y los papás de Andrea le compraron esto…”, “y la teacher le dijo a Sara aquello”, “y jugamos con Martínez, Sánchez y Muñoz…”

Algo importante que sucede en esta transición del hogar al jardín y luego al colegio y, que favorece esa capacidad de socialización es que el pensamiento egocéntrico del niño, que estaba rodeado de sus seres queridos donde era el centro del mundo, es reemplazado por una actuación más racional en la que tiene quecompartir y esperar su turno frente al de los demás.

Desde el preescolar: La entrada al jardín es fundamental para valorarla relación con los nuevos amigos

Por ello, los juegos en solitario con sus muñecos y juguetes ya no le divertirán tanto como antes y buscará asociarse para entretenerse con otros niños. Si este primer acercamiento le resulta cómodo, lo más seguro es que inicie una relación de amistad con aquellos con los que sienta mayor afinidad.

De esta manera, empezará a dar confianza, será capaz de compartir sus cosas y, poco a poco, de involucrar sentimientos de afecto. Incluso llegará el momento en que te pregunte si puede llevar a su mejor amigo o amiga a la casa o te pedirá permiso para ir a la de ellos. 

Enséñale valores

Para enseñar valores, los padres pueden guiar a sus niños para que comprendan el concepto de los valores que giran en torno a las relaciones interpersonales, como la amistad, el respeto, la solidaridad, la compasión, la honestidad, la tolerancia, la bondad, la justicia, la lealtad, la generosidad, la humildad, la prudencia y la verdad, entre otros.

Si los padres logran dan un buen ejemplo en estos temas, sus niños imitarán estas acciones a partir de experiencias y situaciones tan simples y cotidianas como ver que sus mayores dan las gracias, piden el favor, ayudan a los demás; respetan las diferencias de costumbres, credos y culturas; ceden el puesto; renuncian a algo personal en pro del bienestar del grupo; comparten con otros; defienden a quien lo merece; toman decisiones justas, entre muchas otras acciones.

Todo esto los ayudará a que tus hijos sean pequeños comprensivos, respetuosos y amistosos con quienes los rodean, desde sus amiguitos hasta sus mayores y guías en espacios como el escolar o la sociedad.

Más que puedes aprender: ¿Enseñas valores a tus hijos?

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp