Desarrollo

Internet no es el profesor, pero sí ayuda

La tecnología puede ser de gran apoyo para realizar labores escolares.

/ 16 de Enero de 2017
Internet no es el profesor, pero sí ayuda        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

A esta era tecnológica hay que sacarle provecho, sin olvidar que el trabajo en equipo, los deportes y el análisis son clave en la educación de los niños.

El mundo como lo conocimos los que somos adultos ha dado un giro muy grande. Los niños y jóvenes de hoy son diferentes y necesitan nuevas dinámicas y maneras que los conecte con el aprendizaje. Pero, ¿cómo lograrlo en esta era de internet? ¿Cómo responder, desde los colegios, a las necesidades de los niños y jóvenes del nuevo milenio? Y los padres,  ¿Qué pueden hacer para educar bien en esta nueva era tecnológica?

Para empezar, hay que tener claro que en el proceso de todo niño es indispensable desarrollar la capacidad de pensamiento crítico. Toda la información está en Google, pero lo importante es que tengan criterio y sepan analizarla; no repetir como 'loros'.

En cuanto a los colegios, éstos deben empezar a cambiar ciertos métodos de enseñanza, que científicamente se ha comprobado que no son tan efectivos. Esta es la clase magistral, donde el profesor habla y los niños escuchan pasivamente.

En este modelo, el alumno graba la información siempre y cuando él puede verbalizar con otro compañero. Es muy importante abrir un espacio escolar donde los niños conversen sobre lo aprendido. Esto se puede hacer en grupos de 2, 4, 6, etc… Cada día es más importante la cooperación entre los estudiantes de manera armoniosa y eficiente.

Las últimas investigaciones muestran que se aprende mejor a través del análisis, la comparación y el contraste. Otra prioridad para los colegios va a ser el desarrollo de la creatividad. A medida que aumenta el uso de la tecnología, decae la creatividad.

Lee más: Nacer en la ‘era digital’ tiene muchas ventajas

Los maestros no deben resolver todo a sus alumnos.Su tarea debe ser plantear preguntas; motivarlos a hacer nuevos proyectos en grupo; usando su ingenio, enseñar a través del uso de las preguntas como lo hacía Sócrates. Y los padres, a estar pendientes de toda situación en la que puedan motivar y estimular la creatividad.

Trabajar en equipo es una habilidad

La cooperación es una de las habilidades que se necesitan mucho en este siglo XXI. Enseñarle a trabajar con otros se convierte entonces, en una prioridad, porque aprender a comunicar es igualmente importante en esta época.

Los estudiantes deben tener espacios para hacer presentaciones orales, resolver conflictos y escribir un ensayo claro, ya que todos están tan acostumbrados a 'textear' y a chatear, por lo que la comunicación asertiva y efectiva cada día se pierde más. Ponerlos a resumir en sus propias palabras lo escuchado, permite el desarrollo de una buena oratoria y mejor recordación. 

El descanso vitaliza

No podemos olvidar la importancia de un buen recreo, donde la socialización asertiva debe existir. En el recreo también es buena hora para hacer deporte o algo totalmente extracurricular.

El niño necesita la música, el movimiento y la creatividad del arte, tanto como necesita aprender a leer y a escribir bien; igual pasa con los deportes, los cuales permiten a los pequeños desarrollar tolerancia a la frustración y al trabajo en equipo.

Tanto el colegio como los padres tendrán que centrar su mirada sobre cada niño y entender cuáles son sus fortalezas, debilidades e intereses. Esto no hay que empezar a entenderlo en la secundaria, sino desde que son pequeños.

Todos los planteles educativos deben tener un curriculum socioemocional, donde el niño conozca sus emociones y sobre la socialización, aprendiendo entre otras técnicas para resolver conflictos, mucho más en este siglo donde la intolerancia es tan marcada. Es más, debería existir una materia llamada "desarrollo personal", que explore a profundidad el crecimiento del carácter de cada niño.

Apoyo y desarrollo en casa 

El apoyo de los padres en casa es esencial, ya que solo a través de ratos compartidos con los padres podrán conectar el mundo escolar con la vida diaria y los padres son el puente que permite que esto suceda.

Los padres deben patrocinar el que sus hijos participen en algún deporte desde pequeños, ojalá sea un deporte donde hagan parte de un equipo y aprendan a colaborar con otros siempre, con el objetivo de hacerlo lo mejor posible. Así mismo, los deportes individuales también son importantes.

Por su parte, el colegio debe preocuparse por los intereses de los niños de este nuevo mundo. Es necesario hablar de Avengers, drones, etc… para así poder involucrarse mejor con ellos.

Para los estudiantes, es bueno hacer "búsquedas en Google" sobre un tema de su interés, pues esto es muy motivante ya que luego deben compartirlo con sus compañeros de clase.

En una actividad como esta, involucramos tecnología, pensamiento crítico y buena comunicación.Los colegios hoy en día deben tener cada vez más actividades donde se involucre la tecnología y al mismo tiempo, se comparta con otros.

Amplía tu conocimiento: ¿Los niños nacen con chip digital?

Trabajo en grupo

Los proyectos en grupo es otra herramienta propia de este siglo. La presentación del proyecto ante los demás también es clave. Los estudios muestran que cuando uno estudia para enseñarle a otros es cuando más se aprende y retiene.

Estudiar para un examen no es tan poderoso como lo anterior, ya que se olvida más rápido. Igualmente, debemos rescatar los espacios de recreo para fomentar juegos tradicionales como la golosina, la lleva, el escondite, etc… Este tipo de actividades implican relacionarse con el autocontrol y las emociones de todos.

También se pueden abrir espacios de creatividad en los que al niño se le entreguen varios elementos y se le pida que un grupo arme algún objeto y luego lo explique a sus compañeros. Es todo un desafío para nuestros nativos digitales hacer este tipo de actividades, pero les encanta.

La tecnología nos rodea por todas partes y hay que saberla usar bien.Existen excelentes aplicaciones didácticas para niños de todas las edades. Lo importante es saber usarlas dentro de ciertos límites y no abusar del uso de cualquier aparato tecnológico.

Las seis habilidades que se necesitan para el siglo XXI van de la mano de la tecnología; el reto es lograr llegar a un punto intermedio donde los niños usen sus aparatos tecnológicos, pero para comunicar mejor, colaborar más, investigar críticamente y tener un nivel de compromiso alto con sus tareas diarias.

Está en manos de los educadores y padres lograr un equilibrio entre lo tradicional y lo nuevo. Estamos en un momento histórico, donde la educación formal empieza a cambiar para atender las necesidades de estos nativos digitales y del nuevo mundo que así se lo exige.

Todos los estudios demuestran que se están necesitando estudiantes curiosos y que sepan resolver problemas, más que estudiantes llenos de información poco relevante.

Más que conocimientos los estudiantes de hoy necesitan tener iniciativa, aprender a tolerar, manejar sus emociones y aprender a resolver problemas ojalá en grupos.

Un buen estudiante de hoy no está pudiendo entrar a la fuerza laboral y competir como toca ya que les falta iniciativa, habilidades sociales y pensamiento crítico, al igual que mejores destrezas de comunicación para verdaderamente ser eficiente.

 En conclusión, tenemos que lograr un equilibrio entre lo tecnológico y lo socioemocional. El juego al aire libre y los juegos de mesa tiene que seguir haciendo parte de la vida cotidiana de estos niños de hoy.

Está en las manos de los adultos formadores hacer que esto se cumpla y se logre tener niños competentes que hagan frente a los retos del nuevo siglo XXI. Necesariamente se abre un cambio de paradigma para el cual todos tenemos que estar preparados.

Compartir artículo: Whatsapp