Preescolar

Orinarse después de los 6 años, un motivo para visitar al especialista

Foto: Thinkstock

/ 8 de Julio de 2013
Orinarse después de los 6 años, un motivo para visitar al especialista        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Hacia los 4 y 6 años, el 90 por ciento de los menores ya domina el control de esfínteres. Sin embargo, un pequeño porcentaje se orina de manera involuntaria después de esta edad. 

Para el doctor Jaime Francisco Pérez, urólogo pediatra, existen la incontinencia y la enuresis. La primera ocurre cuando los niños están despiertos, y la segunda, cuando duermen.

Antes de los 5 años, todas las incontinencias son normales, excepto las que son permanentes, que son causadas por una malformación del tracto urinario y deben ser tratadas médicamente.

Por otra parte, existe una enuresis, incontinencia urinaria nocturna, que se produce por la inmadurez de algunos mecanismos neurourológicos. Para que el menor no se moje durante la noche se requiere una sincronización del cerebro con los esfínteres, que no se tiene cuando es bebé. Cada vez que la vejiga se llena, se contrae y evacúa. Con los años, el cerebro regula esta función y solo orina en momentos permitidos. Los casos en los que esta función se desarrolla tardíamente, se resuelven con terapia para los niños. Un pediatra guiará a los padres.

Según el doctor Juan Pablo Llano, endocrinólogo pediatra, esta es la enuresis primaria, que “es la emisión incontrolada e involuntaria de orina durante el sueño cuando no existen enfermedades urinarias, anatómicas o neurológicas”. Cuando la enuresis es secundaria, sí pueden existir enfermedades.

La enuresis suele ser hereditaria. Se estima que el 46 por ciento de los niños la adquieren de sus padres, o en un 63 por ciento de parientes en primer o segundo grado de consanguinidad. Para diagnosticarla, el infante debe presentar dos episodios semanales durante tres meses.

Según datos de la Sociedad Internacional de Continencia en Niños  (ICCS) la enuresis puede afectar el rendimiento intelectual y cognitivo del niño, la atención, la memoria a corto y largo plazo.

Otra patología asociada es el Síndrome de Evacuación Disfuncional (SED), se produce luego de que el niño aprende a ir al baño, tiene 6 o más meses seco y presenta episodios de incontinencia de nuevo. Está asociada al estreñimiento, malos hábitos para orinar e infecciones urinarias.

En todos estos casos, los padres deben acudir al pediatra o urólogo pedíatra pues posiblemente necesite algunos medicamentos y, en muy pocos casos, una cirugía.

Si se descartan anomalías, el caso se remite al psicólogo. Según la doctora Carolina Luna Guerrero, psicóloga magíster en psicología clínica docente del Politécnico Grancolombiano, “muchos niños se orinan después de los 6 años porque no los escuchan, se sienten aislados, sus padres se están divorciando, son abusados sexualmente, los maltratan, los cambian de colegio, llega un nuevo hermano. Algunos de ellos pueden tener problemas de conducta, como hiperactividad, falta de atención, presencia de pesadillas”.

El papel del especialista es ayudar al niño a canalizar sus sentimientos y emociones, e involucrar a la familia en este proceso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp