Salud

Falta de vitamina D en los niños aumenta el riesgo de tener asma

La falta de vitamina D puede afectar los bronquios y los pulmones.

/ 20 de Mayo de 2016
Falta de vitamina D en los niños aumenta el riesgo de tener asma        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Un estudio realizado por Alexandra Mora, pediatra de la Universidad Nacional de Colombia, con niños entre 5 y 15 años encontró que, aproximadamente, la mitad de ellos presentaba carencia de vitamina D, lo que constituye un factor de riesgo que podría desencadenar inflamación de los bronquios y, también, la descompensación del sistema inmune de los pulmones. (Te puede interesar: Asma en niños: Una enfermedad manejable)

El estudio identificó a 48 niños que fueron diagnosticados con asma quienes asistían a la consulta externa de neumología pediátrica, además, el 48 por ciento de los casos, tenían insuficiencia o deficiencia de vitamina D. Según la doctora Mora, a través de un cuestionario diagnóstico, halló que un 58,33 por ciento de los pacientes tenían clasificación de “asma no controlada”, y los niños que tenían bajos niveles de vitamina D, presentaban mayor número de hospitalizaciones y crisis en los últimos seis meses, además.

“Cabe decir que estudios previos han demostrado que la vitamina D cumple un papel muy importante en el pulmón, porque activa la función inmune y las respuestas de los pulmones frente a las infecciones virales”, dice Mora. La experta investigadora continúa diciendo que los bronquios tienen receptores de vitamina D y cuando se presenta deficiencia, se produce la inflamación de los conductos, y se afectan igualmente, la función de los hilios pulmonares, encargados de barrer el moco de estas cavidades.

La pediatra destaca que, si un niño no cuenta con los niveles óptimos de vitamina D, tiene mayor tendencia a que el pulmón esté inflamado y se infecte fácilmente. (Puedes leer: Asma en niños agravaría la enfermedad en la adultez)

“Los estudios demuestran que la vitamina D actúa en el tejido pulmonar mejorando la función inmune, reduce la inflamación, desacelera el ciclo celular, y disminuye la hiperplasia. Esta vitamina también tiene el potencial de minimizar la severidad del asma, reducir la frecuencia y gravedad de las crisis, y mejorar la respuesta al tratamiento”, señala la investigadora.

En Colombia, la prevalencia de asma en la población general es del 12 por ciento aproximadamente, y para la población pediátrica se ha encontrado que en niños menores de cinco años es de 36,5 por ciento, y entre los 5 y 17 años es de 30,4 por ciento. De forma benévola está deficiencia no es tan significativa en Colombia, ya que no hay estaciones y durante todo el año se está expuesto al sol, una de las principales fuentes de vitamina D.

Sin embargo, el estudio evidenció que, debido al cambio de costumbres, los niños ahora son más sedentarios y el tiempo que se exponen al sol es mucho menor, por ello podría estar activándose esa deficiencia de esta vitamina D.

Precisamente, en los cuestionarios los menores manifestaron que no pasan más de una hora al día expuestos al sol, y los padres respondieron que los niños solo recibían exposición solar durante la media hora que tenían de descanso en el colegio. (Lee: La detección temprana y el cuidado mejoran la calidad de vida de niños asmáticos)

“La exposición solar se trasforma en la piel para garantizar un buen nivel de vitamina D en la sangre. Aunque también se puede adquirir a través de alimentos como la leche, el yogurt, las pastas, los cereales y algunas verduras”, comentó.

Finalmente, la doctora Mora recomienda que los niños tengan exposición al sol antes de las diez de la mañana y después de las tres de la tarde, por medio de actividades al aire libre, caminando al colegio o jugando en el parque.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp