Salud

Quita los dulces de su hija y los resultados sorprenden

La experiencia es viral en las redes y se ha vuelto un ejemplo a seguir.

/ 6 de Marzo de 2017
Quita los dulces de su hija y los resultados sorprenden        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Anna Larsson madre de una pequeña niña de 4 años, decidió cortar los dulces de la dieta de su hija, tras verificar el daño que este tipo de alimentos causa en el organismo, si se consumen en exceso y, mucho más, si es una persona de corta edad.

Y es que la niña de la señora Larsson (nombre de la pequeña no revelado) estaba en un punto en el que consumía dulces y bebidas azucaradas y rechazaba otro tipo de comida como carnes, frutas y verduras, lo cual, a corto y largo plazo, podría ocasionarle graves problemas de salud y hasta de autoestima, si se tiene en cuenta el tema de la obesidad infantil y la diabetes.

La posición de esta madre sueca contra el azúcar la ha convertido en una sensación en las redes sociales, al punto que ya escribe para algunos diarios y publicaciones de su ciudad, y ha salido en varios programas de televisión.

Y es que el tema ya estaba alcanzando niveles difíciles en el caso de la pequeña de Anna, pues la niña tenía dificultad para dormir y una actitud de hiperactividad, que llegaba a episodios de irritabilidad extrema. Por ello, al cambiar sus hábitos frente al dulce, los resultados la impresionaron y conmovieron: “después de unos días difíciles, la niña ya no estaba pidiendo helados ni dulces y de manera feliz para mí, empezó a consumir opciones saludables que antes rechazaba por completo”.

Ahora, ella duerme mejor y su mal genio está cambiando. Sorprendida, la señora Larsson, de 38 años, decidió compartir su experiencia a través de Facebook y en poco tiempo recibió más de 2.400 likes. “Me sorprendió la respuesta”, dijo Larsson a la BBC, pues “realmente no sé por qué sucedió, sabemos que es malo darle mucho azúcar a los niños, y esto no es noticia. Pero pienso que conseguí este resultado con mi historia porque soy una persona normal, y no un doctor o una nutricionista”.

No dejes de leer: Tips para mamá: sal y azúcar con mesura

¿Cuál es la problemática?

Casualmente, Suecia tiene una de las tasas más bajas de diabetes y niños con sobrepeso en Europa. En el 2015, la Federación Internacional de Diabetes reportó una prevalencia de 4,69 por ciento de diabetes en el país, ligeramente inferior a la vecina Noruega, y muy por debajo de la peor nación europea en este tipo de estadísticas que es Turquía, con una prevalencia del 14,85 por ciento.

Entre tanto, un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso la edad de siete años como la edad clave para identificar problemas de sobrepeso en Suecia, cuyas últimas estadísticas hablan de un 6,8 por ciento para niños, y del 5,1 por ciento para las niñas.

En comparación, Irlanda, que tiene una de las tasas más altas de obesidad infantil en Europa, informó que el 31,8 por ciento de los niños y el 27,3 por ciento de las niñas tenían sobrepeso a la misma edad. Sin embargo, los expertos todavía esperan mayores estudios para que el tema se ubique en las agendas públicas, y se incluya en los programas de educación y campañas de salud suecas.

Mira acá: Cuida cuánto azúcar puede consumir tu hijo

La vida de la niña ha cambiado

Hoy, Larsson describe los cambios que su hija ha tenido. Por ejemplo, la comida que hasta hace unas semanas, la pequeña rechazaba tajantemente, ya la considera como “la mejor”. Duerme más y se calma fácilmente cuando quiere hacer pataleta. “Sus papilas gustativas son nuevas”, dijo Anna.

es que según la madre, su decisión de reducir los dulces azucarados, ha generado una diferencia clara en el actuar de la niña. Sin embargo, añade, aunque el conocimiento del mal que el azúcar en exceso causa en el comportamiento, hay poca evidencia científica para respaldarlo.

"Algunas personas piensan que esto es extremista, pero nunca he dicho que no se pueda comer azúcar, solo que no sea todos los días,ni en cantidades exageradas”. Ella anota, que el cuerpo necesita energía y que es necesaria en el desarrollo.

La señora Larsson ha enviado un mensaje a los padres que aunque les parece una buena decisión, están preocupados por seguir sus pasos, y les dice: “si su hijo tiene un deseo permanente de consumir azúcar, entonces necesitan ayuda. El niño no puede dejarlo o controlarlo por sí mismo, está en nosotros los padres controlarlo y hacerles ver el por qué. Además, no podemos darles todo lo que digan para evitar que hagan pataleta en la tienda”, concluyó.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp