Familia

¿Cómo adecuar los espacios para la necesidad de salud de sus hijos?

Foto: Fotolia

/ 29 de Mayo de 2013
¿Cómo adecuar los espacios para la necesidad de salud de sus hijos?        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuando hay uno o varios niños en la casa, los gustos y las necesidades de los adultos dejan de ser la prioridad. La seguridad y el aseo se convierten en lo más importante.

La existencia de espacios desaseados puede hacer que los niños sufran de alergias a causa de la presencia de ácaros y de la humedad; además de problemas respiratorios. Incluso, las infecciones que aparecen, a causa de una mala higiene, generan fiebre, vómito y diarrea.

Como si fuera poco, los accidentes caseros son una de las principales razones por las cuales los menores llegan a urgencias. Se destacan: caídas, golpes, heridas y ahogamientos.

Aseo

En la habitación:

• Las sábanas, sobresábanas y fundas deben cambiarse una vez por semana.

• Poner al aire libre las cobijas periódicamente para que se ventilen.

• Abrir las ventanas de la habitación es una forma necesaria de hacer que el aire circule, así como procurar que en algún momento del día entre el sol.

• Teniendo en cuenta que los niños se meten elementos extraños en la boca, es aconsejable limpiar todos objetos que puedan estar a su alcance, por ejemplo, manijas, controles, teléfonos. 

• Para evitar la aparición de ácaros, es importante asear las cortinas y trapear los pisos, aspirar la alfombra y limpiar en lugares escondidos donde se pueda acumular polvo.

• Los muñecos de felpa o lana acumulan polvo, entonces si los puede evitar, mejor.

• Los juguetes del niño deben limpiarse cada 15 días para que no recojan hongos, virus y bacterias.

• Tener precaución con el aire acondicionado, pues este propaga las alergias respiratorias.

• Limitar el uso de ambientadores, especialmente en el espacio donde duerme el infante.

• Evite usar insecticida, pues puede resultar muy fuerte para el bebé.

• Las estanterías en exceso favorecen la acumulación de polvo, así que cuanto más sencillo el espacio, mejor.

En el baño

• Usar soluciones con poco contenido de cloro para limpiar el lavamanos y el inodoro, por dentro y por fuera.

• Limpiar el piso y las paredes de las duchas. Estas suelen llenarse de hongos a causa de la humedad.

• Enseñar a los hijos a lavarse las manos después de salir del baño y antes de comer.

En la cocina

• Usar agua y jabón para limpiar los pisos, las ollas, la vajilla y la estufa.

• Lavar frecuentemente paños, limpiones, trapos y trapero y secarlos al aire libre.

• Esterilizar teteros, vasos y cucharas que sean usadas por el bebé.

• Si pone carnes o pollo crudo en la tabla de cortar o en el mesón, procure limpiar inmediatamente después con el fin de evitar que las bacterias entren en contacto con la comida que se va a servir al niño.

• Sacar la basura del hogar frecuentemente.

 

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp