Todos en casa: ¡A divertirse!

Aprovechar la temporada de vacaciones para vincularte más con tu pequeño es una gran oportunidad para estrechar lazos afectivos familiares muy fuertes.

Todos en casa: ¡A divertirse!
Foto:

 -

Por: Melissa Álvarez Correa
diciembre 22 de 2016 , 03:36 p.m.

Se acerca la época de vacaciones escolares y con ello un dolor de cabeza para los padres: saber qué poner a hacer a sus hijos para que estén entretenidos, pensando sobretodo en una actividad en la que aprendan o, lo que es aún más importante, que brinde la posibilidad de compartir tiempo con mamá y papá en el hogar.

Muchas veces, los padres se empeñan en que, para que los hijos se sientan bien, estas actividades se hagan fuera de casa: ir al cine, jugar en el parque, pasear por el centro comercial o diversas agendas que implican desplazarse, con un gasto de tiempo y dinero considerables.

Sin embargo, ¿por qué lo concebimos de esta manera? Pueden ser varios los motivos: uno podría ser la concepción de los mismos adultos de que la casa es aburrida y de que no pueden entretener a su hijo dentro de la misma. Otro puede ser esa constante búsqueda de los padres de que sus hijos sean felices.

Ser feliz depende de las relaciones

La felicidad, aunque está concebida como algo material, resulta ser todo lo contrario. Según un estudio de la Universidad de Harvard, en el que se estudiaron 75 años de datos para lograr determinar los factores por los que las personas alcanzan este fin único. La indagación arrojó que “lo que realmente hace felices a las personas no es tener fama ni dinero, sino relaciones personales saludables y constructivas”.

Ello funciona de igual manera en los niños, que cada vez reclaman más atención de sus padres antes que de lo material. Por ello, idearse miles de actividades para hacer juntos en vacaciones puede ser un reto que debas plantearte, para que no todo dependa de planes externos. Así, tendrás la oportunidad de tener una conexión emocional con tus hijos.

Puede ocurrir que, como papá, sientas que mamá realiza más actividades con los niños en casa; pero ello no es un impedimento para ti y debes tomarlo como un factor a trabajar pues, de hecho, otro estudio demuestra la importancia del rol del padre en el bienestar de su hijo.

“Cuando los papás comparten más con sus pequeños, impactan de forma importante la salud y el bienestar de sus hijos”, reiteró la investigación, publicada este año, en relación con otros que se habían realizado en la misma línea. Este aspecto fue explicado por el doctor Michael Yogman, coautor del informe y presidente del Comité sobre los Aspectos Psicosociales de la Salud Infantil y Familiar de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Te puede interesar: Los cinco momentos clave que los padres deben pasar con sus hijos

La importancia

Compartir: esto es lo que se debe buscar al momento de tener tiempo con los hijos. Así lo explica María Teresa Geithner, psicóloga de la Universidad Javeriana, quien agrega que “la importancia, básicamente, es que al compartir, padres e hijos tienen la oportunidad de cambiar pensamientos, sensaciones y expresiones de afecto. Lo crucial no es ir a un lugar, sino el espacio que haya entre ellos, bien sea dentro de casa o fuera de ella”.

De otro lado, hay que pensar en el futuro de los niños, es decir: si hoy no puedes dedicarle tiempo a tu hijo en el hogar, en vacaciones o cuando llegas del trabajo, ¿qué puedes pedirle mañana? Allí reside lo vital de pensar en el ejemplo que se les está dando a los niños pues, al ser los padres sus modelos, estos deben guiarlos y criarlos desde el buen actuar.

Al respecto, Ilva Alfonso de Guevara, catedrática del Instituto de Familia, y magíster en Matrimonio y familia, subraya que “es relevante el tiempo que les dediquemos a nuestros hijos, y si es en casa aún mejor. El espacio que como padres disponemos en nuestro hogar es el más apropiado, porque es el sitio en el que siente total confianza”.

Esto viene a colación porque, en ocasiones, nos preguntamos por qué los niños se aburren en casa, y la respuesta puede ser, tal vez, que seamos nosotros mismos los que los acostumbramos a ser de esa manera.

Las consecuencias

Puede presentarse que tu hijo te pida salir a algunos sitios y, aunque no se debe negar que también necesitan esos espacios, todo en exceso logra un efecto contrario.

Según la psicóloga Geithner, a los niños se les debe dar un mensaje adecuado. Si ellos ven que al salir hay que gastar dinero y lo disfrutan, pero en algún momento llegan a acostumbrarse y un día les dices que no se puede, el niño se puede aburrir y, además, crecer con la idea de que “sin dinero no hay diversión”.

Por ello se hace necesario tener un equilibrio entre las actividades que se realizan en diversos espacios y contextos. La profesional también sostiene que en ese caso se están creando niños materialistas, y de ahí que se haga necesario reflexionar en este aspecto.

De otro lado, la psicóloga clínica Johanna Romero puntualiza que los niños deben realizar esas actividades de goce en todos los contextos, no solo en casa, así como con los “amiguitos”, además de disfrutar del hogar. “Por eso debemos enseñarles a disfrutar de lo que tenemos, porque si no generamos ‘condicionamiento’ -lo que quiere decir que si para pasarla bien siempre se tenga que salir-, el día que haya una dificultad económica, no se pueda o llueva, los niños estarán aburridos en la casa”, sostiene la experta.

Sin embargo, la experta opina que los casos en los que los niños se aburren son muy esporádicos, pues cuentan con la capacidad de entretenerse con muchas cosas. Por ello, este puede ser el momento de aprovechar de mejor manera el tiempo con los pequeños en las vacaciones y buscar actividades que los vinculen afectivamente en mayor medida.

Un último consejo de la docente Alfonso: “queridos padres, no duden nunca de que el mejor tiempo invertido es en el que estamos con nuestros hijos de una manera sencilla, en el calor de nuestro hogar; ese tiempo es oro, y el tiempo no se devuelve”.

Lee también: Actividad física en familia, un mundo de beneficios