Conoce la historia del papá soltero que enseña a peinar niñas

Philippe Morgese, un padre norteamericano, inspira a otros a aprender a peinar a sus hijas.

The Pull-Together Wraparound Braid by Daddy Daughter Hair Factory

The Pull-Together Wraparound Braid by Daddy Daughter Hair Factory

Por: Lizeth Salamanca Galvis
febrero 03 de 2017 , 11:10 a.m.

Si eres padre de una o varias niñas es probable que alguna vez te has encontrado ante el reto de peinar sus cabelleras. Quizá has fracasado cuando tus pequeñas han pedido que les hagas una trenza o una perfecta ‘cola de caballo’ y es probable que esta sea una tarea de la que solo se encarga mamá. Pues bien, ‘Daddy Daughter Hair Factory’ (La fábrica de pelo de la hija de papá), podría ser la solución.

Se trata de una iniciativa creada por Philippe Morgese, un padre soltero oriundo deDaytona Beach, Florida,que les enseña a otros padres a peinar a sus pequeñas a través de tutoriales en su canal de YouTube; por medio de su página web www.daddydaughterhairfactory101.com, un blog en donde da consejos para manejar y cuidar el pelo de la niñas, tips y técnicas para aplicar, herramientas infaltables y trucos para facilitar los peinados; en su cuenta de Facebook donde ha logrado consolidar una comunidad de más de 60.000 padres y seguidores.

(Lee aquí ‘Los papás ya no son como antes y así es su nuevo rol)

Su ‘fábrica de peinados de niña’ empezó cuando Philippe tuvo que ingeniarse la manera de arreglar a su pequeña hija, Emma, toda vez que ella y su pelo comenzaron a crecer hace unos seis años.

“Después de luchar con su cabello, me di a la tarea de aprender la mayoría de los peinados más básicos siguiendo videos en internet y ensayando con cada uno. Fallé un montón de veces pero disfrutamos el tiempo juntos. Emma siempre ha sido muy solidaria y orgullosa de mis intentos y eso me motivaba a mejorar cada día”, cuenta Philippe.

Pero la idea no tardó mucho tiempo en salir de casa. “Se me ocurrió que podía compartir mi experiencia con otros padres cuando un amigo se divorció y se quedó solo con sus dos niñas. Entonces me pidió ayuda y descubrí que otros padres también podrían necesitarla”, recuerda.

Comenzó con una sencilla clase en su barrio y convocó a padres que quisieran aprender a manejar las cabelleras de sus niñas. La respuesta fue extraordinaria: decenas se sumaron y reclamaron más lecciones.

La iniciativa empezó a tomar fuerza con la realización de talleres a nivel local hasta el punto que lo empezaron a contactar de otros lugares más allá de Florida. “Supe que tenía que ayudar a guiar a aquellos que no podían llegar a mis clases, entonces decidí usar la tecnología para conectarme con padres en todo el mundo”, afirma el hombre.

Hoy, cuenta con más de un centenar de videos colgados en YouTube y en Facebook, donde también realiza shows en vivo, interactúa con el público y responde preguntas en tiempo real. A su vez, en Florida logró que 13 padres y sus pequeñas se sumaran al proyecto y estén impartiendo clases gratuitas en sus comunidades.

“El objetivo real de todo esto es fomentar vínculos más fuertes entre padres e hijas –explica Philippe- Más allá de crear un peinado buscamos que se construyan relaciones de confianza y de complicidad, que disfruten tiempo juntos y esta es una excusa sencilla con la que los hombres pueden jugar un papel importante en el día a día de sus hijas”.

Hoy por hoy, recibe entre 20 a 40 mensajes en un día poco movido. Llegan de todas partes del mundo animando su labor o pidiéndole ayuda. (También te interesa ‘Cómo debe ser el cuidado del pelo del recién nacido’)

Sin embargo y más allá de su éxito, Philippe no pierde la esencia con la que inició esta aventura: “El tiempo que pasamos juntos es la clave para construir una relación fuerte. Cada mañana y cada noche, mientras le cepillo el pelo a Emma, hablamos sobre nuestro día. Esto nos da un tiempo para establecer la comunicación, que es importante para los niños”, señala.

Finalmente, la recomendación que le da a los padres que se quieran involucran de esta manera con sus niñas es simple: “Diviértanse y no se detengan debido a las normas de género. Yo he tenido las uñas pintadas por Emma, me ha hecho el pedicure y hasta me ha maquillado y he disfrutado cada momento”, puntualiza.