Papás

Qué hacer si lo pillan haciendo el amor

Si los niños llega a ver a sus padres, la reacción no debe ser agresiva.

/ 24 de Agosto de 2012
Qué hacer si lo pillan haciendo el amor        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

“Soy madre soltera y tengo una pareja estable desde hace más de un año. Estábamos teniendo relaciones sexuales cuando mi hijo, de 5 años, nos sorprendió en la cama. Me cuidaba de que no nos viera, pero sin darnos cuenta ingresó a la habitación y nos observó. Nosotros estábamos desvestidos de la cintura hacia abajo, así que nos cubrimos y ‘algo’ pudimos manejar la situación. Mi hijo me dijo: “¿qué estás haciendo debajo de las cobijas?, ¡déjame ver!” y yo me negué.
El niño salió corriendo de la habitación y se puso a llorar. Mientras tanto, yo me vestí en menos de dos minutos y salí corriendo detrás de él. Aunque me puse pálida, me temblaban las piernas y tenía ganas de llorar; me tranquilicé y le dije que no había pasado nada, que la mamá así como su papá tiene derecho a rehacer su vida y que yo no estaba haciendo nada malo. Él pensó que mi pareja me estaba haciendo daño. Desde ese día, su relación empeoró y mi hijo no lo quiere ver”, dice Jimena Sánchez.
Probablemente ningún padre espera que su hijo lo observe teniendo relaciones sexuales. Sin embargo, por más prevenciones que se tengan, nadie está exento a ser encontrado.
Andrés Mauricio Cano Rodas, docente Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana, quien afirma que lo ideal no es que los hijos (ni nadie) vean los actos sexuales de sus padres, ya que es un acto de intimidad.
Andrés Cárdenas, psicólogo pediátrico con énfasis en neurociencia y director del programa de psicología de la Universidad Manuela Beltrán, afirma que si el menor los encontró in fraganti, los padres por ningún motivo deben alarmarse, sino actuar con tranquilidad y la mayor naturalidad posible.
Si los niños son espectadores, exponen los expertos, se les debe explicar lo sucedido e indagar sobre cómo se están sintiendo y qué están pensando. Es importante dejar claro que todo se hace en un contexto de amor, que permite a los padres quererse más.
Lo mejor en esos casos, asegura el doctor Cárdenas, es pedirle al niño que por favor salga del cuarto, manifestarle que es un tema de privacidad e intimidad y luego sí, vestido, alguno de los padres debe salir y explicarle lo que pasa.
No se les debe llenar de información ni hablar más de la cuenta. Es importante que mamá y papá respondan las preguntas a medida que el niño las va haciendo, de forma clara, precisa, sin tapujos ni usar sinónimos.
Es fundamental explicarle al niño la situación, porque él no entiende qué sucede y se puede complicar la situación para el pequeño.
“Tampoco se les debe mostrar malicia, ya que ellos no saben su significado, se encuentran en un momento de estructuración de la personalidad y aún no tienen autenticidad. No se les debe hablar de la relación sexual como algo sucio o manejar como un tabú”, reitera Cárdenas.
Ahora bien, si el niño percibe una reacción violenta o agresiva, a futuro tendrá una mirada negativa de la sexualidad. El niño debe entender lo sucedido. En caso contrario, podría presentar trastornos como terrores nocturnos: enuresis (micciones incontroladas) o encopresis (incontinencia a la materia fecal), agresividad, problemas de aprendizaje o alteraciones en el estado de ánimo.
El niño debe entender que mamá y papá deben tener relaciones sexuales. La idea tampoco es que el niño se sienta culpable o que cometió un error.

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Papás

Aprenda a hablar de sexo con sus hijos con mucha naturalidad

Aprenda a hablar de sexo con sus hijos con mucha naturalidad        
 

El inicio de la sexualidad en los niños, un reto para los padres

El inicio de la sexualidad en los niños, un reto para los padres