Sexo después del parto, complicidad y paciencia

Retomar la vida sexual tras la llegada del bebé es una tarea para restaurar la vida en pareja.

Sexo posparto

Recuerden que para retomar esta parte de la relación los dos deben poner de su parte, para que sin duda renazca nuevamente la pasión.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 23 de 2017 , 03:58 p.m.

Después del parto, seguramente estarás ansiosa por atender a tu bebé; recuperarte de la intervención, ya sea una cesárea o un alumbramiento normal; dormir o descansar, pero sin temor a equivocarnos, lo menos en lo que estarás pensando en una noche íntima con tu pareja.

Sin embargo, tu compañero, el hoy padre de familia, pese al nuevo y gran título, sí puede estar deseando estar contigo, compartir su intimidad y sentir que su mundo de dos no se verá afectado por el nuevo integrante que ha llegado al hogar.

Para entender la trascendencia que es la llegada de un hijo a casa y poder desarrollar con éxito la nueva etapa que, como familia inician, es importante que tú hagas sentir al padre de tu bebé que no será desplazado por él, y que sigue siendo importante para ti. Por su parte, tu pareja debe entender el nuevo rol que ambos asumirán y comprender que el niño necesita atención y tiempo, por lo que ha de ayudarte para que tengas momentos para compartir juntos.

Paso a paso y con cariño

Valga decir que, al menos que sea un embarazo de alto riesgo y el médico lo recomiende, las relaciones sexuales durante esta etapa de la gestación son benéficas y no perjudiciales, como muchos pueden pensar. Al bebé no se le hace daño, porque está lo suficientemente protegido dentro del cuerpo de la madre, por el contrario, sus sentidos perciben con claridad el afecto entre sus padres, lo cual se traduce en afecto para él.

Posteriormente, durante los 40 primeros días después del parto no es tan fácil para mamá reanudar la vida sexual. Sin embargo, pasada la etapa conocida como puerperio o posparto, no debe haber excusas para que la pareja busque, de nuevo, los acercamientos para reestablecer la vida sexual que llevaban antes del nacimiento del bebé.

Cómo reiniciar los encuentros

Según los sexólogos y terapeutas de pareja, asegura que el papel del hombre es fundamental. Debe tener paciencia, inteligencia y mucho amor para que la mujer sea la que pida la reanudación de la vida sexual y no se convierta en una imposición o una molestia de él hacia ella.

Los expertos indican que, aunque se crea que en esos 40 días después del parto la mujer es intocable, porque es como una losa que si se toca se quiebra, esto no es así, por el contrario, la madre necesita de la cercanía de su marido, porque cuando da a luz y luego se mira al espejo se ve gorda, flácida, con senos caídos, se ve poco deseable y sensual y si el esposo contribuye con esa mala imagen y pasan los días, ella seguirá sintiéndose poco deseada.

El hombre tiene que ser muy inteligente, debe ser padre, pero no descuidarla a ella, porque en ese momento necesita consentimiento y mimos, él no debería dejar nunca los halagos. Ella pensará entonces que, sobre el hecho del bebé, él la sigue viendo atractiva y sensual y es muy posible que en menos de tres semanas, ella se empiece a sentir otra vez sensual y erótica.

Claves para regresar a la sexualidad

La mujer no puede olvidar que además de ser mamá, es igualmente amante. Aquí, el hombre debe ser inteligente: paciente, cariñoso y cauteloso para incentivar ese regreso a la vida sexual: el especialista sugiere que primero busque las caricias: los besos apasionados y los abrazos son claves. El hombre no puede dejar de halagar a la mujer y verla como mujer, no encasillarla en el papel de ‘mamá antierótica’.

Bueno, pero el trabajo no es solo de tu pareja, tú tienes que prestar atención a tu cuidado personal. El posparto es una de las etapas en las que la madre puede bajar de peso rápidamente si lacta, hace ejercicio y se alimenta adecuadamente. La comunicación entre los dos es esencial y mucho más si lo involucras en tus rutinas y el trabajo para mejorar tu estado y volver a ser la misma de siempre.

Deben intercambiar impresiones, así como manifestar gustos y necesidades. Aunque lactar confiere protección frente a la posibilidad de un nuevo embarazo, es mejor estar segura y visitar al ginecólogo para que formule los anticonceptivos adecuados. Así te sentirás mejor a mujer si ve a tu esposo involucrado en el proceso, tanto en su nuevo papel de padre, como en la reactivación de la vida sexual.