8 consejos para aliviar los dolores del parto

Uno de los grandes temores de las madres primerizas es al dolor durante el trabajo de parto. Por fortuna existen algunos trucos que pueden ayudar a que sea menos intenso.

Los ginecobstetras Édgar Acuña y Andrés Daste explican cómo practicar cada uno de ellos. Ambos aseguran que solo deben realizarse con el consentimiento de su médico de cabecera y de la clínica respectiva donde usted va a tener su bebé.

Tenga en cuenta que no eliminan por completo los dolores del parto y que, solamente, son una ayuda. De su cumplimiento, tampoco se asegura un parto vaginal.

1. Infórmese: Aprenda sobre el parto, lea. Entre más conozca sobre el tema, menos sorpresas va a tener y, seguramente, estará más tranquila. Ideal que la paciente acuda al curso psicoprofiláctico, para que conozca de cerca a lo que se va a enfrentar. Allí, entre muchas cosas, hablan sobre las etapas del parto, el tipo de contracciones y

el manejo del dolor.

2. Compañía: escoja su equipo médico con cuidado. Trate de estar con expertos que le brinden seguridad y tranquilidad durante el trabajo de parto. Fundamental que los médicos que estuvieron durante el proceso de gestación la acompañen en el alumbramiento. Además, el pediatra que se escogió antes del nacimiento, debe estar presente también en el parto. Otra compañía que no debe faltar en este proceso es la del esposo, ya que durante esas contracciones la pareja puede hacer masajes en la espalda, ayudar con la respiración, dar la mano y brindar toda la seguridad que necesita ella para culminar el parto exitosamente.

3. Exprese sus miedos: si hay una buena relación médico paciente, el experto le podrá ayudar a disminuir los temores explicándole qué le va a suceder. Aunque hoy día los bebés están monitoreados durante todo el trabajo de parto, si el médico está dispuesto a preguntar, a responder con amabilidad, a calmar a la paciente e, incluso, a ofrecerle analgésicos, ella puede estar tranquila de que, con su hijo, están en buenas manos.

4. Movimientos: Escoja un sitio seguro que le permita moverse y acomodarse en diferentes posiciones. Camine, siéntese o acuéstese, según su necesidad y comodidad. Tenga en cuenta que el lugar donde lo haga debe ser amplio, debe utilizar zapatos cómodos y siempre estar en compañía de alguien. Estos ejercicios funcionan mientras no haya ruptura de membranas, porque podría generar el riesgo de que el cordón umbilical descienda dentro de la vagina, con lo que se reduce o interrumpe el abastecimiento de sangre del bebé.

5. Duchas: Tomarse un baño con agua tibia cuando se tienen las contracciones puede ayudar a relajar a la mamá y al bebé. Sin embargo, durante el trabajo de parto no es aconsejable, ya que si la mujer rompe membranas, esto podría pasar inadvertido y confundirse con el agua de la ducha. Prefiera, en dado caso, aliviar sus dolencias con compresas tibias o frías.

6. Visualización: Pensar en algo agradable que le permita relajarse es una buena manera para relegar el dolor a un segundo plano. Otra forma de relajar el cuerpo y la mente es con la práctica de yoga y pilates durante la gestación y en el trabajo de parto. Las posiciones de estas disciplinas permiten la relajación y el autocontrol del dolor.

7. Respiración rítmica: Esta es una de las mejores maneras para disminuir los dolores de las contracciones, tal como lo explican en el curso psicoprofiláctico. Se debe tomar una buena aspiración y soltarla. Luego, mientras se tiene la contracción, respirar profundo, sostener y soltar el aire paulatinamente. Después, respirar normalmente hasta la siguiente contracción.

8. Masaje: Relajarse es lo que más necesita la mamá durante el trabajo de parto. Por lo tanto, un masaje o unas caricias, en especial de los seres queridos, permitirán que los dolores se alivien y, así, la mujer pueda concentrarse en hacer una gran labor de parto.

 

 

 

 

 

 

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías