Al conducir, recuerda

Cuando esperas un hijo, tu cuerpo cambia en muchos aspectos. Uno es tu zona lumbar y pélvica, que necesita desplazarse para dar paso a tu bebé.

 

“A medida que el vientre va creciendo, el cuerpo se modifica.

El peso genera más estrés en las vértebras de la columna y los ligamentos rumbo-pélvicos se hacen más elásticos”, dice el doctor Colby King, médico quiropráctico de QuiroLife en Colombia.

En el caso de la mujer embarazada que pasa mucho tiempo sentada, y además conduce, “es posible que esto le genere dolor si se presenta subluxación (desplazamiento de una articulación por estiramiento de tejidos blandos) en alguna de las vértebras; esto le genera incomodidad al dormir, sentarse e incluso al estar de pie”, dice el doctor King.

Entonces, si estás embarazada, si conduces por varias horas y sientes dolor lumbar, el especialista norteamericano sugiere que podrías solicitar un chequeo de la columna e ir realizando algunas terapias especiales, “que alineen los discos de la columna y así se dé una conexión directa con el sistema nervioso, remediando la afección.

También es importante realizar ejercicios o actividades como yoga, estiramientos o natación en la medida que los puedas desarrollar a lo largo de tu gestación”.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías