Alimentos que debe incluir y algunas opciones para variar el menú de la mañana

Después de casi ocho horas sin comer nada, es indispensable que el organismo se reactive y tenga el ‘combustible’ indispensable para comenzar el día. Es allí cuando el desayuno cumple un papel fundamental, y es un hábito de alimentación que se debe inculcar desde la infancia.

Es ideal que este aporte entre el 20 y el 25 por ciento de las calorías que se consumen en el día. Es tan importante que va a dar la energía necesaria al pequeño, va a activar el metabolismo y a producir una sensación de saciedad por más tiempo, enfatiza Claudia Angarita Gómez, nutricionista y dietista, y directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral Cecni. “Cuando no se desayuna, el ayuno es más largo y hace que la persona coma y coma, y escoja alimentos con mayor densidad calórica. Cuando la persona desayuna, tiene la sensación de que debe comer alimentos más saludables”, agrega. Por otro lado, el desayuno le da el sustrato para que la persona se concentre, estudie, aprenda, etc. Y permite mejorar los hábitos de alimentación y el peso.

La alimentación de la mañana debe tener, al menos, cuatro grupo de alimentos: lácteo, fruta, cereal y un alimento fuente de proteína. Si el desayuno está conformado por estos cuatro, se logra este efecto de saciedad necesario, dice la experta. Son muy importantes la proteína y los carbohidratos. La primera ayuda a preservar la masa muscular. Si no se incluye, dice Angarita, la falta de energía hace que el cuerpo empiece a producirla de otra parte del cuerpo, que generalmente es el músculo, y hace que se pierda esa masa. Los carbohidratos permiten una absorción lenta que hace que la persona tenga una entrega más prolongada de energía. La fruta, al igual que el cereal, aporta carbohidratos, vitaminas y minerales y fibra, la cual, según la nutricionista, “produce una sensación de saciedad, hace que la entrega de azúcar en la sangre sea más lenta y permite que no se absorba toda la cantidad de grasa consumida en la dieta”. La leche, finalmente, brinda una cantidad importante de calcio, vitamina D y, en pequeña proporción, de proteína.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías