Cinco conductas de los padres dañinas con los hijos

Frases como ‘No es que mi hijo sea malcriado, lo que pasa es que aún es muy pequeño’, ‘él me pega, pero es jugando’, ‘si no le doy gusto, quién lo va a hacer’, ‘no son berrinches, es que tiene carácter’, son parte de las excusas que los padres utilizan para aprobar los malos comportamientos de sus hijos.

Este tipo de pretextos solo contribuyen a que los infantes se vuelvan indisciplinados, irrespetuosos, narcisistas, caprichosos y egoístas. “Los padres de hoy quieren hacerlo todo por sus hijos. Jamás les dicen no, asumen responsabilidades que son de ellos, no establecen límites claros, exageran cuando se trata de recompensarlos y evitan llamarles la atención aun cuando saben que deben hacerlo; todo esto en nombre del descomunal amor que les tienen”, señala la psicóloga Dora Sanabria Pedraza.

Según ella, el amor no va en contravía de la formación íntegra de los hijos; al contrario, el amor debe ser responsable, objetivo y exigente. “Aunque no existe un manual que revele la fórmula para la buena crianza, sí se han establecido parámetros que sirven de guía para que este proceso resulte menos complejo y más exitoso”, comenta.

Por su parte, Natalia Izquierdo Álvarez, psicóloga de familia, dice que es normal que los padres se equivoquen, no solo una sino varias veces. “Los desaciertos hacen parte de la crianza del niño, una crianza en la que, además de enseñar, también se aprende. Lo importante es reconocer los errores no solo en privado sino también públicamente, corregirlos y evitar reincidir en estos”, agrega.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías