Matronatación: una práctica de paciencia y amor

 

Que la madre (o el padre) e hijo tengan un espacio para fortalecer su vínculo y en el que, además, se estimule el desarrollo psicomotor y emocional del bebé es lo que ofrece este tipo de prácticas.

 

Por ello, al primer contacto con el agua, el niño debe ser abrazado para brindarle seguridad y nunca ser obligado.

La matronatación es una actividad de estimulación acuática que pueden practicar desde los recién nacidos hasta los niños de 7 años. Consiste en hacer ejercicios para desarrollar sus habilidades y fortalecer la relación con los padres.

En el agua, los pequeños se sienten en un ambiente natural que se asemeja al ‘hogar’ en el que crecieron durante sus nueve meses de desarrollo. Y por la facilidad que tienen al realizar los movimientos, gracias a estas nuevas experiencias se favorece su sistema motor. Este les da a los bebés más herramientas para explorar sus habilidades.

Beneficios- Aumenta el apetito.- Duermen mejor.- Al realizar ejercicios mecánicos se mejora la capacidad de concentración.- Se obtienen beneficios cardiovasculares y respiratorios.- Controla la obesidad.- Mejora las relaciones sociales por el contacto con otros niños.- Fortalece los lazos entre los padres y el bebé.- Funciona como terapia para niños asmáticos o con discapacidades.- Estimula el gusto por el deporte competitivo.

 

 

 

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías