Guía de respuestas a los por qué de los hijos

Hacia los 2 o 3 años, los niños comienzan a preguntar con insistencia el porqué de las cosas, desde preguntas aparentemente sencillas como la razón de la lluvia, hasta un poco más complicadas como por qué nací. No siempre los adultos tienen las respuestas a la mano y no saben qué responder.  Los expertos, educadores y psicólogos, sostienen que lo mejor es siempre contestarles a los niños con honestidad, transparencia y verdad. La mentira nunca debe ser una alternativa, pues tarde o temprano el niño descubrirá que lo han engañado y puede dejar de confiar en sus padres. Además, como ellos aprenden significativamente del ejemplo, es clave actuar con verdad.

Antes de dar explicaciones muy complejas o de asumir lo que el niño quiere saber, es fundamental asegurarse de lo que este realmente está preguntado. Por ejemplo: un niño puede formular la siguiente inquietud: ¿Cómo nací? Y tal vez quiera saber si lo hizo desnudo o con ropa, si boca arriba o boca abajo, si llorando o sonriendo, pero los padres pueden creer que la pregunta de su hijo está más relacionada con la sexualidad.

 

Otras diez preguntas comunes de los niños.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías