¿Juego por edades?

Según César Sierra, psicólogo y especialista en infancia del Politéctnico Grancolombiano sede Medellín, el juego libre y espontáneo es necesario para el desarrollo fisico, psicológico y emocional de los niños. En ello no se da por edades sino por etapas.

El juego no solo es un placer sino una necesidad. 

El papel de la familia 

Durante la infancia, el juego debe ser alimentado y propiciado por todos los adultos, padres, madres, cuidadores, profesores, jardineras, hermanos y, en general, quienes tienen el compromiso con la niñez. Esta actividad en familia permite fortalecer los vínculos, construir sus relaciones a partir de acuerdos, normas, reglas y valores, respetar la individualidad y la particularidad del otro. 

Según Sierra, “es clave, que los padres no orienten el juego de los niños, porque de alguna manera se les estarían imponiendo reglas. El juego, por su naturaleza divertida, debe ser libre y espontáneo. En estos casos, el padre debe acompañar y ser cómplice de su hijo en todas sus aventuras. Si el niño pide a su papá que se convierta en carro o cocina, es su compromiso serlo, el niño disfrutará y recordará esta actividad con su semejante”. 

Si por alguna razón el padre está trabajando y no puede estar permanentemente con el niño, debe dedicar mínimo 15 minutos de calidad, así como disponer un espacio libre donde el niño pueda organizar y desorganizar su mundo; además, tener a la mano juguetes acordes con su edad. 

 

  

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías