Jugadores de sumo hacen llorar a bebés en concurso

En Tokio, Japón, desde hace más de 400 años se mantiene la tradición de Naki, Sumo, un festival en el que se cree popularmente que el llanto de los bebés ahuyenta a los malos espíritus.
Cada año, el cuarto domingo de abril, alrededor de cien padres llevan a sus hijos menores a esta competencia en el que gana el que da el primer berrido. Para esto, un juez vestido con atuendos tradicionales japoneses grita ‘Naki’ (Llora) varias veces, mientras el luchador de sumo balancea al pequeño.
Las reglas son sencillas, se enfrentan dos jugadores de sumo y el primero que haga llorar al bebé, gana.
La creencia está basada en un proverbio japonés que dice “El niño que llora crece más rápido” y su festejo más popular es el que se celebra en el templo de Sensoji, en el distrito de Asakusa en Tokio.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías