La higiene es un hàbito que se debe adquirir desde que nace el bebé

La higiene es un hábito que se debe adquirir desde que nace el bebé. ¿Cómo enseñarlo y generar el gusto en sus hijos?

La experiencia de un primer baño es determinante para que su hijo quiera o no bañarse. Allí se trazará el camino de un hábito saludable.
Lo primero que debe tener en cuenta es que el primer baño de su hijo debe ser corto, con agua tibia, en una tina estable, donde el bebé no corra el riesgo de caerse, en un lugar cerrado y con productos hipoalergénicos, preferiblemente sugeridos por el neonatólogo.

Recuerde que los bebés de bajo peso requieren un aseo diferente; muchos especialistas sugieren limpiarlos, ya que la grasa natural lo ayudará a calentarse y a ganar peso. s importante bañar diariamente al bebé para generar el hábito y, además, porque suda mucho y podría desarrollar lesiones por hongos. Hay quienes sugieren asearlo en horas de la noche, para que duerma mejor.
Desvístalo y, cuando tenga todo listo, tómelo de los brazos y sumérjale la cola en el agua tibia. Luego, humedezca el resto del cuerpo y enjabone (si lo considera necesario). Retire los excesos de jabón.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías