Las 10 cosas que cambian cuando llega un bebé

Llega el día del parto y ese momento esperado por nueve meses, o por años, pronto será una realidad. Quedan minutos para ver a ese ser que, aunque desconocido, se ama profundamente. Ese día la vida se parte en dos. La línea divisoria se da justo cuando desprenden al bebé del cordón umbilical de la madre. Ha comenzado una nueva vida y, a la vez la vida de sus padres y de quienes los rodean también dará un vuelco. Ya todo girará en torno al recién llegado. 

Ahora son tres

No solo llega el momento de amamantar, de cambiar pañales, de calmar el llanto del bebé, de ahorrar más dinero, de dormir menos. Ahora hay más amor, más alegrías, más admiración, más compasión. Está claro que la vida cambia con la llegada de un hijo.

Quizás más trasnochadas, menos salidas con los amigos, menos tacones y bolsos elegantes, más cosas por hacer en las mismas 24 horas. O, tal vez, de más problemas, de separaciones, de frustraciones. Eso, definitivamente, solo depende de cada pareja y de cómo asuman esa nueva vida.
El ajuste y la adaptación de cada familia con la llegada de un bebé depende de muchas cosas que son propias, particulares y exclusivas de cada familia a la cual llega él y de las características individuales de las personas.

ABC del Bebé habló con expertos y con los seguidores de nuestras redes sociales para identificar cuáles son los ajustes más generosos con la llegada de un nuevo ser al hogar. Rocío Hernández, psicóloga experta en crisis; Sandra Zorro, psicóloga de la salud y Eduardo Villar, terapeuta de pareja, explican:

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías