Los 8 factores que contribuyen a la infertilidad

Existen factores ambientales y sociales que influyen para que hombres y mujeres tengan dificultades para concebir un bebé.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay aproximadamente 50 millones de parejas infértiles en el mundo, una cifra que no ha disminuido en los últimos 20 años, a pesar de los avances científicos que se han registrado en el tema
desde 1990.
Aunque en este año había 42 millones de parejas infértiles y para el 2010 la cifra aumentó a 48,5 millones, la organización explicó que este aumento en el número absoluto de personas con problemas de fertilidad se generó debido al crecimiento
demográfico.
Pero enfatizó en que falta investigación adicional, pues en la infertilidad influyen factores infecciosos, ambientales, genéticos e incluso culturales.
En este sentido, cabe resaltar cuáles son esos factores que se encuentran en el medio ambiente y en la sociedad que intervienen para que las parejas no puedan tener hijos.

Según el estudio mundial de la OMS, en los países más ricos las mujeres retrasan la búsqueda de su primer hijo, y entre mayor sea la mujer, peor es su calidad ovárica, lo que dificulta concebir. Esta situación se presenta por la prioridad que la mujer le da actualmente a su realización académica, profesional y personal. De acuerdo con la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM), a los 30 años de edad, una mujer saludable tiene un 20 por ciento de posibilidades de lograr un embarazo en cada ciclo menstrual, mientras que 10 años más tarde, a los 40, esas posibilidades se habrán reducido a menos del 5 por ciento.
Como curiosidad, “cuando un feto femenino está en el útero, a las 6-7 semanas, tiene más o menos 6 millones de óvulos. Cuando nace, tiene millón doscientos. A los 13-14 años va a tener solo 300-400 mil óvulos para gastar en su vida reproductiva que, en general va desde los 13 hasta los 45-50 años. Son 35 años de vida reproductiva”, explica el ginecobstetra y magíster en reproducción humana Fidel Cano Franco, director médico de InSer Instituto de Fertilidad Humana.
Pero este ovario tiene una economía de selectividad y de excelencia; es decir, añade el especialista, al principio no hay una organización adecuada y las ovulaciones pueden carecer de buena calidad. Es por eso que aun iniciando una vida sexual temprana, la incidencia de embarazo es baja. El momento en el que la mujer adquiere una madurez ovulatoria y reproductiva es entre los 20 y 35 años de edad.
Por eso, lo ideal es que se embaracen cuando tengan menos de 35 años y no se postergue demasiado la maternidad. “De los 35 en adelante inicia un descenso en la calidad reproductiva, que se hace dramática después de los 38-40 años. Y la mujer de hoy, a los 30, no piensa en tener hijos, sino en estudiar y trabajar, y cuando logra la estabilidad esperada, su ovario ya está en otras condiciones”; añade el doctor Cano.

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías