Rutinas saludables para esos nueve meses

El yoga, el trabajo en tierra y las dinámicas acuáticas ayudan a fortalecer a la madre física y emocionalmente. Conozca algunas rutinas para realizar, bajo la supervisión de un instructor.

 

Dudas frecuentes:

• Los ejercicios o posturas de yoga están diseñados para todos los niveles. La mamá que tiene flexibilidad va a manejar lo mismo que una que no la tenga.

• El yoga se puede realizar desde el tercer mes y hasta el último día de embarazo, siempre y cuando no existan contraindicaciones médicas.
• La frecuencia aconsejable es, mínimo, tres veces por semana a través de clases guiadas, que deben estar acompañadas de tareas en casa (físicas, mentales y emocionales).

• Si la mujer practica yoga y ya se encuentra en la mitad de su embarazo o en un estado avanzado, debe tener en cuenta que va a necesitar más constancia, y hay situaciones que se van a aliviar, pero no a prevenir.

• Para saber si la clase de yoga es la adecuada, se recomienda pedirle al instructor una certificación en yoga prenatal. El cuerpo y la anatomía de la embarazada es diferente y puede sufrir una lesión, si no es bien guiada.

• Escuchar el cuerpo al hacer el ejercicio. Si existen dinámicas que no generan tranquilidad, no hay que hacerlas.

 

 

 

Compartir galería: Whatsapp
Compartir galería: Whatsapp

Galerías