Abrazar a tu pequeño lo hace más inteligente

Un estudio reveló la importancia y los beneficios del contacto físico en la infancia.

Abrazar a tus hijos

-

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 29 de 2018 , 03:22 p.m.

De acuerdo con un análisis del Hospital Nacional de Niños de Ohio, los padres que abrazan con mayor frecuencia a sus hijos no los malcrían, sino que los benefician, pues aseguran que la corporalidad ayuda a un mejor crecimiento y desarrollo del cerebro.

Para llegar a esta afirmación, se investigaron a 125 recién nacidos prematuros (24-36 semanas de edad gestacional) que mostraban una reacción cada que tenían un acercamiento físico. Los bebés prematuros respondieron en menor medida a los afectos, en comparación a los que no nacieron prematuros.

El estudio, publicado en la revista científica Current Biology, arrojó que los bebés que fueron sometidos a más afecto por los padres o el personal que los cuidaba, mostraban un mejor desarrollo y respuesta cerebral.

Ante esto, indican que algo tan sencillo como el contacto corporal puede hacer la diferencia. De ahí la importancia del contacto entre madre y bebé después del parto y en los días siguientes al nacimiento. Asimismo, dicen que asegurarse de que los bebés prematuros reciben afecto con contacto físico es fundamental para que sus cerebros respondan a las caricias de manera semejante a los bebés que llegaron al término del embarazo en el vientre materno.

Todo esto, además de beneficiar el crecimiento cerebral, ayuda a conformar un desarrollo cognitivo, social, fisiológico y conductual, que se ve reflejado en una mayor inteligencia y mejor manejo de sus propias emociones.

Esto supone que los bebés que reciben más abrazos y caricias, responden en mayor medida que aquellos que no han podido recibirlos. Por lo tanto, esta investigación viene a reforzar lo ya conocido sobre las bondades del afecto físico, sobre todo para los bebés prematuros.

Pero además existen muchas otras razones para abrazar a tus hijos. Por ejemplo, está comprobado que los abrazos ayudan a liberar hormonas relacionadas con las emociones positivas, como la dopamina y oxitocina; disminuyen el nivel de cortisol, la hormona del estrés; ayudan a regular la presión sanguínea y sirven para transmitir confianza en situaciones de temor.

¿Necesitas más motivos para abrazar a tu pequeño? ¡Aprovecha todos los beneficios que este bonito acto trae!