Qué hacer si tienes una emergencia con tu hijo en casa

Ten cuidado con los remedios caseros pueden complicar las situaciones comunes como caídas o intoxicaciones de tus niños.

Qué hacer si tienes una emergencia con tu hijo en casa
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
marzo 14 de 2017 , 12:03 p.m.

Lamentablemente, muchas de las emergencias que se presentan en casa suelen complicarse por la inexperiencia o porque los nervios dominan las acciones, mucho más si se trata de la salud de tus niños.

Por ello es muy importante que conozcas consejos básicos de atención (primeros auxilios), y sepas cuándo hay que acudir de urgencias a un centro médico y cuándo la situación se puede atender en casa.

Uno de los casos que los médicos registran en las salas de emergencia es la cantidad de heridas que llegan cubiertas de café, sal, cebolla y hasta telarañas, porque los consejos caseros que pasan de generación en generación, indican que esto es ‘bueno’… Por el contrario, estas prácticas solo complican la atención inmediata de las lesiones y su pronta recuperación, es más pueden traer hasta infecciones.

“La mejor manera de saber cómo actuar ante una emergencia es prevenirla. Por eso, los adultos primero deben saber cuáles son los riesgos más importantes que se presentan en cada etapa”, explica Olga Lucía Baquero Castañeda, médica pediatra de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Te puede interesar: Infografía: una casa segura

Con los más chiquitos

En los menores de cinco años, las caídas de altura son frecuentes porque en esa etapa aprenden a caminar. Para prevenirlas, procure que los pisos sean antideslizantes, y cerciórese de que puertas y balcones permanezcan cerrados. Si, a pesar de eso, se presenta un accidente, observe signos de alarma en cada situación y antes de proceder a atenderlo, acuda inmediatamente a urgencias.

“Si tu niño se cae y pierde el conocimiento, tiene alteraciones en sus estados de alerta, es decir, se duerme o se agita; presenta dolor de cabeza o vomita, definitivamente algo no está bien”. De inmediato, la acción debe ser acudir a urgencias. “Ten en cuenta que, incluso, caerse de la cama puede ser grave en los menores de cinco años”, dice Baquero.

Si al llevarlo con el médico él diagnostica que el menor sufrió trauma craneoencefálico, como causa de la caída, no le des alimentos, bebidas ni medicamentos y procura que no se duerma. “No es que el sueño cause un daño neurológico, pero si está dormido es difícil evaluar síntomas, como convulsiones y vómito, para determinar si hubo un daño serio”, afirma Norberto Navarrete, médico especialista en emergencias.

Ahora, evite inmovilizar a su niño, como se ve en las películas, esto es algo que solo debe hacer un especialista, por eso siempre, en caso de una caída fuerte, llame siempre al servicio de emergencia, pues de hacerlo esto puede generar una lesión mayor.

Si la lesión involucra una herida que sangra, coloque una gasa sobre la herida haga presión y espere que llegue el grupo de paramédicos. Nunca, por ninguna razón utilice los consejos caseros del café, las telarañas, cremas u otros ‘remedios’ de ese tipo.

Para que esta y otras urgencias no lo agarren desprevenido, la Secretaría de Salud de Bogotá, la Cruz Roja y otras entidades ofrecen cursos de primeros auxilios en donde aprenderá cómo hacer una reanimación cardiopulmonar o ejecutar técnicas de desatoramiento, pero solo si usted tiene la virtud de manejar este tipo de situaciones.

Ahora bien, sigua estos útiles consejos para saber qué errores evitar, mientras llega al hospital y su hijo es atendido por especialistas.

Atoramientos, intoxicaciones y ahogamientos

Los niños menores de cinco están en la etapa oral, lo cual significa que todo lo que tengan cerca querrán introducirlo en su boca. Esto aumenta el riesgo de que sufran de atoramiento, la principal causa de mortalidad en el hogar.

“Cuando ocurre, se interrumpe la entrada del aire en la vía respiratoria. Por eso, en minutos se puede perder la vida”, explica la doctora Baquero. Para que esto no pase, no deje que los niños tengan a su alcance objetos pequeños que sea fácil introducir en la boca y motívelos a comer despacio.

Además, aprenda a realizar correctamente maniobras de desatoramiento para desobstruir el conducto respiratorio, de acuerdo con la edad del menor. “No le dé palmadas en la espalda ni trate de darle alimentos para que el elemento se vaya al fondo. Más bien, haga que tosa. Si está entrenado para desatorarlo, hágalo. De lo contrario, absténgase, pues una compresión abdominal inadecuada puede asociarse a fracturas de huesos”, dice el doctor Navarrete.

Si su hijo ingirió por accidente un medicamento y se intoxicó, no induzca al vómito. “Puede broncoaspirar, es decir, el contenido gástrico puede pasar a los pulmones y aumentar la crisis”, comenta el doctor Navarrete.

Tampoco le de leche ni alimentos para contrarrestar el efecto. Si reconoce la sustancia que ingirió, muéstresela al médico de urgencias. De esta manera, será más fácil determinar qué pudo haberle causado daño, y la manera de proceder.

Otro incidente habitual en los menores de cinco años son los ahogamientos. “La gente cree que los niños solo se ahogan en una piscina, en el río o en el mar. Sin embargo, se pueden ahogar en cinco centímetros de agua en un balde o una tina”, afirma la doctora Baquero. Acá el descuido de dejar a un pequeño solo puede hacer la diferencia. Con niños pequeños la atención debe ser constante.

Otras urgencias

•Enfermedades respiratorias: pueden convertirse en una emergencia cuando se presenta una infección bacterial. En ese caso, no dar antigripales, ni jarabes para la tos que detenga la expectoración de las secreciones.

•Quemaduras: aplique agua fría de la llave durante 10 minutos para disipar el calor que se ha acumulado en el tejido. Este puede lesionar la piel hasta por cuatro horas después del accidente. Prohibidos los ungüentos, cremas, aceites y productos comestibles y no le dé alimentos ni le ponga hielo.

Diarrea: no le dé gaseosas, ni medicamentos para detener las deposiciones diarreicas. Si es un lactante, no le quite la leche. Manténgalos hidratados. Si empieza a vomitar y no tolera la vía oral, acuda al médico.

 Lee también: Primeros auxilios: ¿qué hacer en caso de accidentes?