Cuidado con el biberón, puede producir caries

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
marzo 08 de 2012 , 04:28 p.m.

La caries dental es la enfermedad crónica infantil más común, por encima del asma.

La caries dental es la enfermedad crónica infantil más común, por encima del asma. Entre los 12 y 24 meses de edad esta infección bacteriológica normalmente se conoce como caries de biberón o caries del lactante y es ocasionada por unos microorganismos al producir ácido láctico.

La caries de biberón se presenta en los dientes temporales y afecta las superficies dentales, causando alteraciones de tipo funcional, estético, esquelético, nutricional y de desarrollo.

Sin embargo, como no existe riesgo de mortalidad relacionada con las caries, los pediatras muchas veces suelen ignorar este tipo de infección y se centran en otras regiones del cuerpo, sin tener en cuenta las terribles consecuencias en el crecimiento del niño.

Las caries que se producen en esta edad son consecuencia del uso inapropiado del biberón y del chupo y afectan a los dientes incisivos superiores y molares superiores e inferiores. Esta enfermedad resulta de la acumulación de leche alrededor de los dientes, que al estar por prolongados periodos de tiempo en la boca se convierte en ácido y daña el esmalte dental.

La primera señal de caries es la aparición de un color blanco, sin brillo, a la altura de la encía, causado por la disminución de calcio. También surge un borde amarillo alrededor del cuello del diente.

SALUD ORAL

La caries entre los 12 y 18 meses de edad se puede evitar si se toman algunas precauciones con el biberón y se empieza a tener una adecuada salud oral. Los padres juegan un papel fundamental en este proceso y son los encargados de incentivar el uso del cepillo de dientes y restringir algunos alimentos que provocan este tipo de infecciones.

Para que los niños tengan unos dientes sanos, los padres deben seguir una serie de recomendaciones sencillas:

:: Reducir al mínimo la presencia de bacterias en la boca del niño limpiándole los dientes.

:: Visitar al dentista con regularidad.

:: Se debe evitar compartir cucharas con el niño porque la saliva de los padres puede tener bacterias.

:: Restringir productos altos en azúcar.

:: Limpiar los dientes del niño después de cada comida.

:: Quitar el biberón de la boca del niño cuando ya no quiera más.

:: Nunca se debe permitir que el niño se quede dormido con el biberón en la boca.

:: Cuando los niños tengan sed es mejor ofrecerles agua, en vez de jugos de frutas o bebidas dulces.