¿Has oído hablar de los 'alcabuelos'?

Si son tus padres quienes te apoyan en la crianza de tus hijos, esta información te interesa.

Los abuelos

Los momentos que se viven junto a los abuelos son inolvidables. Por eso, es bueno que tu hijo tenga una relación cercana con ellos.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 19 de 2017 , 10:46 a.m.

Se dice que los abuelos quieren más a sus nietos que a sus propios hijos. Esto no es del todo falso, pero en realidad lo que sucede es que ellos están en otro momento de la vida, en que las responsabilidades como la crianza, la educación, la alimentación y otras tareas propias de la paternidad, ya no son su obligación. Así que lo que les corresponde es divertirse y ser complacientes con los nuevos integrantes de la familia.

Su papel en la vida de los nietos es el de ser los ‘alcabuelos’, o sea, las personas que están para darles gusto o alcahuetear los caprichos de los pequeños de casa. Las otras tareas formales quedan indicadas para los padres.

Para los abuelos, es el momento de poder demostrar tranquilamente sus sentimientos y hasta volverse niños junto a sus nietos, jugando con ellos, enseñándoles de una manera pausada y colmada de ejemplos; es el tiempo perfecto para disfrutar de las situaciones sencillas de la vida.

Ahora estas personas sabias puede ser transparentes y dejarse llevar sin desempeñar el papel de papá o mamá, para quienes está el corregir, guiar, reprender y formar. Su afán se centra en querer ser un apoyo real para sus hijos y dejarles ver que su experiencia puede apoyarlos en la tarea de criar a sus hijos.

Ellos tienden a convertirse en confidentes de sus nietos y ayudan a mantener la cohesión, la identidad y la pertenencia de familia

La importante figura de ser abuelo

Un aspecto que dio gran relevancia, en las últimas décadas, a la figura de los abuelos en la crianza de los niños es, precisamente, el que la mujer se incorporara a la vida laboral, lo que llevó a que ellos tomarán una posición más presencial en la vida de sus nietos, muchas veces asumiendo el papel de cuidadores, en algunas ocasiones solos o con acompañamiento ya fuera de profesionales o un apoyo para las tareas del hogar, mientras los abuelos se dedican al cuidado directo de los niños.

En especial, esa tarea se hace mucho más importante cuando los niños no crecen con la presencia diaria y permanente de sus padres, pues ambos deben trabajar, y nadie mejor que los abuelos para velar por la seguridad y la dosis de amor que los niños necesitan, supliendo la compañía de una madre o un padre en casa, aún más cuando los hijos son pequeños.

Lo no tan bueno

El dicho que reza “ya crié a mis hijos, ahora malcrío a mis nietos” parece cumplirse en buena parte de los abuelos, quienes muchas veces, caen en una actitud algo viciosa de no controlan tiempos de tareas y obligaciones, sin exigirles frente a responsabilidades escolares, culturales o, incluso, tareas propias de casa como vestirse, comer y adelantar sus menesteres escolares.

Acá se pueden pasar los límites del amor y el cariño y se cae en una sobreprotección, que no conoce de reglas y disciplina, lo cual no da mucha claridad a los niños respecto a su comportamiento y lo que es correcto”.

Frente a esto, los expertos recomiendan que el papel de los abuelos debe ser el de acompañamiento, gracias a la experiencia, la sabiduría de los años vividos y la tranquilidad de no tener a cargo todo el peso de la crianza.

Abuelos en casa

Los abuelos son una gran ayuda para los padres, sin embargo, se deben equilibrar las cargas y tiempo que pasan con los niños.

Foto:

123RF

Si eres abuelo y tienes a cargo a tus nietos debes:
  1. Confiar en la capacidad de los padres para educar a sus hijos.
  2. No imponer tus ideas en la crianza.
  3. Poner límites de disciplina y respetar lo que los padres dictan.
  4. Tratar a los hijos y a sus parejas con respeto y no desautorizarlos frente a los pequeños.
Los hijos deben:
  1. Disfrutar de su apoyo y ayuda.
  2. Entender la brecha generacional.
  3. Respetar a los padres y no pretender que piensen de la misma manera.